Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ruso, Vladimir Putin (D), recibe a su homólogo chino, Xi Jinping, en la cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Ufá, el 9 de julio de 2015

(afp_tickers)

Cuando el mandato al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI) de la francesa Christine Lagarde entra en su fase final, las potencias emergentes parecen vacilar ante la posibilidad de ganarle el cargo a los europeos.

La directora gerente del FMI se declaró "abierta" a un eventual segundo mandato, luego de julio de 2016, mientras que el llamado grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) parecen divididos respecto a una propuesta.

Moscú y Brasilia rehusaron hacer comentarios a solicitud de la AFP. Pero Pretoria ya parece dispuesta a disputar el liderazgo europeo en el Fondo, que alcanza ya las siete décadas, como parte de un acuerdo tácito con Washington que mantiene la presidencia de la organización hermana, el Banco Mundial.

"Los países en desarrollo han insistido sobre la adopción de un proceso de selección basado en méritos, en lugar al actual arreglo por el que el director gerente del Fondo es siempre un europeo", dijo una portavoz del departamento del Tesoro de Sudáfrica.

Aunque la reivindicación no es nueva, hasta el presente no ha sido atendida.

En 2011, el BRICS fracasó en la elección de un candidato común, que hubiera tenido una innegable fuerza simbólica, dejando al mexicano Agustin Carstens correr una imposible carrera contra Lagarde.

No es seguro que la situación sea diferente ahora.

"Es demasiado pronto para tomar una decisión. Dejemos que la situación se aclare sobre qué otros candidatos están en carrera", dijo un alto funcionario del ministerio de Finanzas indio que solicitó mantener el anonimato.

Hua Chunying, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, fue elusiva. "China ha mantenido una relación buena, estrecha, cooperativa con el FMI", afirmó.

Sin embargo, desde 2011 la situación ha cambiado.

Las cinco grandes economías emergentes han estrechado su cooperación con un objetivo en mente: desafiar el poder de las potencias occidentales en las instituciones surgidas en Bretton Woods en 1944, creando su propio fondo monetario y banco de desarrollo.

Al respecto, destacan la desigual representación que las afecta en el FMI, donde los derechos de voto de China, la segunda economía mundial, no alcanzan siquiera a un cuarto de los de Estados Unidos.

La reforma del Fondo que corregiría levemente este desequilibrio languidece desde hace ya tres año.

- Candidato creíble -

Pero la perspectiva de un candidato común del BRICS, enfrenta varios obstáculos, según expertos entrevistados por la AFP.

Para empezar, la elección de un candidato. Un exjefe de economistas del FMI que preside actualmente el Banco Central de India, Raghuram Rajan, tiene un perfil ideal, pero personalmente desalentó las especulaciones.

"No es un cargo al que me haya presentado", dijo Rajan a la cadena india NDTV en una entrevista difundida en setiembre pasado. "No es trabajo para el que me prepare", abundó.

Por otra parte, será difícil desafiar a Lagarde si decide bregar por otro mandato, porque goza de un fuerte apoyo entre los miembros de la institución, incluso entre las economías emergentes.

"Lagarde tiene un amplio apoyo en el FMI", dijo el economista Eswar Prasad, exdirector de la división China del Fondo.

Según Shi Yinhong, profesor de la Renmin University de China, "a causa del aporte financiero de los países occidentales, la proporción de sus derechos de votación y su habilidad y experiencia en la dirección de las organizaciones financieras internacionales, creo que el candidato a director gerente continuará proviniendo de un país desarrollado", adelantó.

Aunque dos factores pueden cambiar la situación, según Prasad: si el FMI decide no incluir a la divisa china, el yuan o renminbi, en su canasta de selectas divisas y si la reforma del Fondo continúa bloqueada en los próximos meses.

"Esto podría generar un mayor impulso por parte del BRICS para cambiar la estructura de la dirección del FMI, así como de su gobernanza", dijo.

AFP