Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La bandera de la Unión Europea ondea el 20 de febrero de 2017 delante del Big Ben de Londres

(afp_tickers)

La Unión Europea celebra el sábado el 60º aniversario del Tratado de Roma, que dio origen a la Comunidad Europea. Un festejo peculiar por los cruciales desafíos que deberá afrontar en el año 2017.

Pocos días antes de las ceremonia oficial en la capital italiana, a la que asistirán jefes de Gobierno y delegaciones del viejo continente, la AFP habló con Brigid Laffan, experta irlandesa en integración europea, actual directora del Centro de Estudios Avanzados Robert Schuman y directora del programa dedicado a la gobernanza mundial del Instituto Europeo de Florencia.

Pregunta: La UE festeja su aniversario en un momento difícil, ya que lucha contra las secuelas de la crisis financiera, la salida del Reino Unido (Brexit), el avance del populismo y una grave crisis migratoria. ¿Qué va a pasar?

Respuesta: Hay dos asuntos muy importantes. En primer lugar, la UE se convirtió en una institución poderosa y su impacto en los Estados miembros es mayor y en segundo lugar pasamos por una dura recesión.

La crisis financiera mundial realmente puso a prueba la capacidad de Europa para mantenerse unida y, justo cuando la UE salió de esa crisis, al menos de la fase aguda, fue golpeada por la crisis de los refugiados. Por lo tanto, ha tenido que superar recientemente entre las mayores pruebas de los últimos 60 años.

P: ¿Quiénes son los culpables?

R: La responsabilidad la tienen todos. Las instituciones europeas, Bruselas (...) y por supuesto los Gobiernos, los cuales también deben asumir la responsabilidad de lo que se hace en Bruselas y con mucha frecuencia no lo hacen.

Además de eso, el populismo avanza junto con los partidos que combinan una línea en contra de la UE y en contra de los emigrantes... y eso es muy poderoso. Ser populista es una política fácil y culpar a la UE es todavía más fácil.

P: La integración europea fue impulsada por Francia y Alemania, trabajando codo a codo, pero esa alianza parece vacilar. ¿Podrían volver a ejercer ese papel?

R: La relación franco-alemana es fundamental para la UE, es el motor de la integración. Sin embargo, algo se dañó en ese motor y los dos deberían cambiar. Francia necesita ser más seria con sus reformas económicas, de lo contrario, no sobrevive. Alemania, por la forma con la que manejó la crisis, resultó muy apegada a un modelo que impone austeridad, recortes y que exige ajustes a los otros países. Creo que el año 2017 será muy importante para la UE y creo que será un buen año.

Si alguien como (Emmanuel) Macron sale elegido en Francia y hay un cambio en la política interna de Alemania, va a haber una nueva relación entre los dos países.

P: ¿Y si la líder de extrema derecha Marine Le Pen gana las elecciones presidenciales en Francia?

R: Sería absolutamente terrible una victoria de Le Pen en Francia. Si eso sucede, creo que la UE se enfrentará a un futuro imposible. Pero no creo que vaya a ganar. Uno de los efectos del Brexit es que la gente está comenzando a darse cuenta de lo mucho que se pierde si la UE se desintegra.

P: En una UE formada por 27 miembros, ¿es inevitable que vaya a varias velocidades?

R: Ya tenemos una Europa con varias velocidades. En algunos países circula el euro y en otros no. Creo que va a ver más integración en la eurozona, en el ámbito de la defensa, la seguridad y los controles fronterizos... Verá que algunos países van a correr más que otros.

P: ¿Qué impacto tendrá Brexit?

R: Es un enorme reto para la UE. La UE puede sobrevivir al Brexit, en cambio no estoy segura de que Reino Unido pueda. Creo que podría terminar con un reino desunido y a un coste muy alto para los británicos.

P: ¿Sin Gran Bretaña, el resto de Europa puede ir más rápido?

R: No veo transformaciones dramáticas para la UE. Siempre se ha movido de manera lenta. Creo que una vez que se hayan celebrado todas las elecciones de 2017, Europa aparecerá como si hubiera pasado por una reforma reformista, diría yo. En otras palabras, un movimiento que terminará por conducir a la UE a un lugar más seguro.

AFP