Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos investigadores franceses llegan al Ministerio egipcio de Aviación Civil, en el aeropuerto internacional de El Cairo, el 20 de mayo de 2016, para informar sobre la catástrofe de EgyptAir

(afp_tickers)

El Airbus A320 de EgyptAir transmitió mensajes automáticos señalando humo a bordo antes de caer el jueves al Mediterráneo, según confirmaron este sábado los investigadores de la aviación civil francesa, mientras prosigue la búsqueda de más restos del avión.

Hasta este momento, el gobierno egipcio y la comunidad de expertos parecían privilegiar la tesis del atentado para explicar lo ocurrido con el A320 de EgyptAir, que viajaba de París a El Cairo con 66 personas a bordo, entre ellas 30 egipcios y 15 franceses. El aparato se hundió en las aguas del Mediterráneo la madrugada del jueves tras haber desaparecido de los radares.

Los primeros vestigios del avión, así como algún resto humano, han sido descubiertos a 290 kilómetros al norte de Alejandría por aviones y barcos desplegados por el ejército egipcio, que publicó el sábado algunas fotos de lo hallado: una mochila rosa pintada con mariposas, un pequeño pedazo de carlinga, cubiertas de asientos destrozados, un chaleco salvavidas abierto...

Los investigadores franceses de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA) "confirman que hubo mensajes Acars (Aircraft Communication Addressing and Reporting System) emitidos por el avión señalando humo en cabina poco antes de que se interrumpieran las transmisiones de datos", declaró este sábado un portavoz a la AFP.

"Todavía es demasiado pronto para interpretar y comprender las causas del accidente mientras no hallemos los restos (del aparato) ni las grabaciones. La prioridad de la investigación es hallar los restos y las grabaciones" añadió.

"Examinamos todas las hipótesis y no privilegiamos ninguna", reiteró el sábado el ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, tras reunirse con familias de las víctimas.

Medios de prensa estadounidenses ya habían informado de la existencia de humo de origen indeterminado en la parte delantera del avión, poco antes de que cayera al mar.

Los mensajes Acars son datos generados y transmitidos automáticamente por el aparato durante el vuelo.

Según los medios estadounidenses, este sistema emitió alertas durante dos minutos, una de ellas señalando humo de origen no determinado en la parte delantera de la cabina, y otra un fallo del sistema electrónico del control del avión, antes de que éste iniciara su caída.

Según Philip Baum, un especialista de aeronáutica citado por la BBC, "los instrumentos del avión se apagaron".

"Todo ello empieza a demostrar que no se trata probablemente de un secuestro, que no hubo seguramente pelea en el cockpit, que se trató posiblemente de un incendio a bordo. Pero no sabemos si fue de origen técnico, un cortocircuito o una bomba que explotó", añadió.

"Las familias quieren recuperar los restos de sus seres queridos, el ejército se concentra en eso, es lo que nos preocupa ante todo" comentó el presidente de EgyptAir, Safwat Moslem.

- Sin reivindicación -

En una iglesia de un barro elegante de El Cairo, la familia y los amigos de Yara Hany Farag, una azafata que iba en el vuelo, se reunieron para una ceremonia de recuerdo.

"Siempre piensas que estas cosas pasan en otro sitio. No consigo creerme que nos haya pasado a nosotros", dijo el hermano de la víctima, Nader Medhat.

A falta de reivindicación de un eventual atentado, más de dos días después de la tragedia, solamente un análisis de los vestigios del avión, de los cuerpos y, sobre todo, de las cajas negras permitirá determinar las razones de la tragedia.

Francia envió un patrullero de alta mar con material para buscar las cajas negras, y que debe llegar el domingo o el lunes a la zona. Las balizas de estas grabaciones sólo pueden emitir de "cuatro a cinco semanas" antes de que sus baterías se agoten, recordó la embajada de Francia en El Cairo.

Hace seis meses, la rama egipcia del grupo Estado Islámico (EI) hizo explotar una bomba a bordo de un avión de turistas rusos encima del Sinaí egipcio, matando a sus 224 ocupantes.

En este contexto, Egipto y los expertos habían adelantado desde este jueves la tesis del atentado para explicar la caída del Airbus, apoyándose en el hecho de que la tripulación no emitió previamente ningún mensaje de alerta.

La bomba que explotó a bordo del chárter ruso el 31 de octubre de 2015 desintegró instantáneamente el avión, causando lo que los expertos califican de "despresurización explosiva" debido a la gran altura a la que volaba en ese momento, unos 11 km, y sin dejar la más remota posibilidad al piloto de enviar una señal de alerta.

El A320 de EgyptAir volaba a una altura de 37.000 pies (11.200 metros) cuando súbitamente "hizo un giro de 90 grados a la izquierda, luego de 360 a la derecha, y cayó de 37.000 a 15.000 pies", antes de desaparecer de los radares, según fuentes griegas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP