Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

"Coraje", se lee entre unos corazones y unas flores fuera de la pizzería La casa nostra de París, uno de los blancos de los atentados, el 20 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Perdieron a un ser querido, creyeron que iban a morir bajo las balas o solamente son solidarios: desde la matanza de París, hace una semana, algunos testimonios conmocionan el mundo entero.

"Desde el viernes, le temo a las puertas que golpean. Pero tengo ganas de ir a conciertos", cuenta Louise, superviviente de milagro al ataque de los yihadistas que abrieron fuego contra el público de Bataclán matando a 89 personas.

Con ritmo entrecortado, describe las escenas de horror en un testimonio publicado este viernes por el diario Liberation: "El olor a sangre caliente", la "mirada vacía de un tipo" que "cae", su propia huida "descalza" a través de una puerta de cristal rota. Herida en la cabeza, le pregunta a sus socorristas: "¿Tuve 5 milímetros de suerte, verdad?" Le contestan: "En realidad, 2 mm".

En un conmovedor mensaje que dio la vuelta al mundo, Antoine Leiris, periodista cuya esposa murió en Bataclán, publicó una carta abierta en la que les dice a los yihadistas: "No tendrán mi odio". La misiva ha sido compartida más de 210.000 veces en Facebook y generado cerca de 10.000 tuits en distintas lenguas. Fua ampliamente difundida por la prensa mundial, incluyendo los canales BBC y CNN, que entrevistaron al autor.

- "Quieren que sienta miedo, perdieron" -

Una de sus frases, "Quieren que sienta miedo, ¡perdieron!", fue incluso portada del gran semanario alemán Der Spiegel.

"El viernes, me robaron la vida de un ser de excepción, el amor de mi vida, la madre de mi hijo, pero no tendrán mi odio", escribe este periodista de radio, padre de un niño de 17 meses. Un alegato que redactó poco después de haber identificado el cadáver de su esposa.

"No les haré el regalo de odiarlos. Y sin embargo lo han buscado, pero responder al odio con la ira sería ceder a la misma ignorancia que hizo de ustedes lo que son. Quieren que tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con sospecha, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Y no, no lo conseguirán", agrega.

"Toda su vida, mi hijo les hará la afrenta de ser feliz y libre. Porque no, tampoco tendrán su odio", prosigue.

"He recibido mensajes del mundo entero" tras publicar el texto en Facebook, explicó Antoine Leiris a la radio France Info. "Es la mejor respuesta que les podemos dar, no tendrán lo que buscan. No quiero que mi hijo se críe en el odio. Espero darle las armas para que se mantenga con la cabeza en alto. Pero armas de papel, de pinceles, de notas musicales y no fusiles kalashnikov", agregó.

- Oda a Francia -

Otro texto que se hizo viral fue el comentario de una internauta francesa que vive en Estados Unidos, en el portal de internet del New York Times: una verdadera declaración de amor al estilo de vida a la francesa, desde los "croissants de mantequilla" al "sexo extraconyugal": "todo lo que odian los fanáticos religiosos".

"Francia encarna todo lo que odian los fanáticos religiosos del mundo entero", proclama el texto, firmado por una francesa de nombre Laurence, que vive desde hace 30 años en California.

"La alegría de vivir manifestada a través de infinitos pequeños detalles, como el aroma de una taza de café y de los croissants de mantequilla por la mañana, las mujeres hermosas de falda corta que sonríen libremente por la calle, el olor a pan caliente, una botella de vino compartida entre amigos, una gota de perfume, los niños que juegan en el jardín del parque de Luxemburgo, el derecho de no creer en ningún Dios, de no preocuparse por las calorías, de flirtear, fumar, apreciar el sexo extraconyugal, de tomarse vacaciones, de leer cualquier libro, la escuela gratuita, de jugar, reír y discutir, burlarse tanto de los sacerdotes como de los políticos y dejar a los muertos los problemas del más allá". "Ningún país en el mundo abraza la vida tan bien como lo hacen los franceses", escribe Laurence.

AFP