Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, en la Casa Blanca el 1 de febrero de 2017, en Washington

(afp_tickers)

El inicio de Donald Trump como mandatario ha sacudido Estados Unidos y el mundo con una ola de protestas y críticas por sus primeros decretos, pero la base republicana que lo llevó a la presidencia está más que satisfecha.

La gran mayoría de los que lo votaron aplaude las primeras medidas tomadas por el nuevo gobierno, como impedir la entrada de refugiados e inmigrantes de siete países musulmanes.

"No podría estar más contenta", asegura Josette White, una emprendedora de 44 años que tiene un negocio de artesanía en internet. "Hace exactamente lo que dijo que haría, excepto condenar a Hillary (Clinton), aunque lo entiendo", cuenta, en referencia a la candidata demócrata, rival de Trump en las presidenciales.

En mayo del año pasado White esperó más de seis horas para asistir a un mitin del multimillonario en Virginia occidental, un estado 'trumpista'. Tras sus primeros pasos como mandatario, se ha convencido de que sólo él era capaz de transformar el país.

"La mayoría de políticos prometen, prometen, prometen. Él habla a los trabajadores", señala esta mujer, cuyo padre y abuelo se ganaron la vida en las minas de carbón.

Las encuestas corroboran el sentimiento de satisfacción entre sus votantes: más del 80% de los republicanos aprueba el comienzo del presidente, de acuerdo con el instituto Quinnipiac.

Además, el 73% considera "muy o de alguna forma necesario" impedir la entrada a Estados Unidos" a los musulmanes de otros países "para impedir el terrorismo", según un sondeo de Reuters/Ipsos.

Otros estudios confirman la polarización que reina en Estados Unidos: los republicanos respaldan a su presidente, mientras que los demócratas lo rechazan.

"Necesitamos garantizar la seguridad de nuestro país", subraya Milan David, un jubilado de 66 años que vive en Johnstown (Pensilvania, noreste), en el corazón del 'Rust Belt' ('Cinturón Metalúrgico'), una región decisiva en la victoria de Trump.

Eso incluye construir el polémico muro en la frontera con México. "Tendrían que ponerle electricidad e instalar ametralladoras", según este hombre, que se declara aislacionista y nostálgico de la década de 1950.

Las manifestaciones que han sacado a las calles del país a miles de estadounidenses no le impresionan, porque "protestarán contra cada cosa que haga en los próximos cuatro años".

- "En la senda correcta" -

Don Krepps, un obrero retirado en la zona rural de Ohio (norte), está convencido de que Trump "está haciendo un mejor trabajo que el que hubiera hecho Hillary" Clinton. "Parece que está haciendo lo que dijo que haría".

Pero las continuas acusaciones contra el presidente le están colmando la paciencia. "Si le dejaran solo, creo que lo haría bien (...). Pero los demócratas y la gente de Hollywood se quejan de cada cosa que hace".

La atención mediática que tienen los detractores del nuevo inquilino de la Casa Blanca tampoco gusta a sus seguidores.

"No hay duda de que (las cadenas de televisión) CNN y Fox News no le dan ninguna oportunidad", cuenta Dan Wallace, que se dedicó a repartir correo para FedEx en Carolina del Norte (este). "La prensa toma un asunto pequeño y lo exagera", lamenta.

Las supuestas polémicas -como la anulación de la visita del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, la confusión a raíz del decreto migratorio y las guerras de Trump en Twitter- son para sus partidarios hechos puntuales.

"Está en la senda correcta", asegura Wallace. "La gente debe darle una oportunidad".

- "Ya está haciendo campaña" -

En el Partido Republicano, un gran número de congresistas ha manifestado en privado su preocupación por el inicio de Trump. Algunos han llegado a criticar su orden ejecutiva sobre inmigración.

En líneas generales, la mayoría espera poder aguantar la tormenta y mantener la agenda política.

Si hay una buena relación con Trump, los líderes republicanos podrán sacar adelante importantes reformas conservadoras que el exmandatario Barack Obama vetó.

El nombramiento del conservador Neil Gorsuch como noveno juez de la Corte Suprema fue de hecho muy aplaudida por la derecha estadounidense.

"Seremos muy pacientes", aseguró una fuente republicana de la Cámara de Representantes que requirió el anonimato, avanzando que los demócratas atacarán todas sus propuestas, por lo que deben estar "preparados".

Pero ¿hasta cuándo? El politólogo Larry Sabato, de la Universidad de Virginia, considera que Trump "es el primer presidente moderno en no haber tenido ningún gesto con el 54% que no le votó".

En su opinión, la estrategia del mandatario es "agradar al 46% que votó por él", con la esperanza de poder ser reelegido. "Ya está haciendo campaña", afirma el analista.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP