Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

André Esteves habla durante la cena anual de Conservación Internacional, el 15 de mayo de 2013 en el hotel Plaza de Nueva York

(afp_tickers)

Controlador del mayor banco de inversión independiente de América Latina, André Esteves es un multimillonario brasileño de 47 años que fue detenido el miércoles por la trama de corrupción en Petrobras.

Esteves fue arrestado en Rio de Janeiro a pedido de la fiscalía de la República por su vinculación con el escándalo de fraudes en la gigante petrolera estatal, en una operación donde también fue apresado en Brasilia el senador oficialista Delcidio Amaral, líder del Partido de los Trabajadores (PT) en la cámara alta.

Las detenciones autorizadas por la Corte Suprema de Justicia, ya que Amaral tiene fueros, se produjeron luego de que los investigadores detectaran "indicios" de que el senador, su abogado y el banquero estaban obstaculizando las investigaciones.

Formado en informática por la Universidad Federal de Rio de Janeiro, Esteves entró a trabajar como practicante en 1989 al banco de mediano tamaño Pactual, que en 2006 fue adquirido por la global UBS. Se convirtió en CEO de las operaciones en América Latina.

Dos años más tarde Esteves salió de UBS Pactual y fundó junto a otros socios la firma de inversiones BTG con oficinas en São Paulo, Rio de Janeiro, Londres, Nueva York y Hong Kong. En 2009 ésta adquirió Pactual, relata la página web del banco.

Hoy es el mayor banco de inversiones de América Latina y administra activos por unos 175.000 millones de dólares.

Esta mañana, imágenes de televisión mostraron a Esteves -que según la revista Forbes ocupa el puesto 628 entre los multimillonarios del mundo en 2015 y el 13 en Brasil con una fortuna de 2.100 millones de dólares- llegando escoltado a las dependencias policiales vistiendo una camisa informal blanca.

Está casado y es padre de tres hijos.

La prensa brasileña recordó que Esteves es accionista de Sete Brasil, una empresa creada para abastecer de servicios a Petrobras y que también es investigada en el marco del multimillonario fraude a la estatal, que drenó más de 2.000 millones de dólares de la compañía.

BTG lanzó en 2012 un fondo de inversión con capitales brasileños por 1.000 millones de dólares para África, que en ese momento fue definido como el mayor del mundo para ese continente.

La cooperación de Brasil con África y la presencia de empresas brasileñas allí fue impulsada con vehemencia por el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva (2003-10).

AFP