AFP internacional

El barrio de Mashleb, en la ciudad de Raqa, en el norte de Siria, tras un ataque aéreo el 7 de junio de 2017 por parte de las FDS, en su intento por avanzar en este feudo del grupo EI en el país

(afp_tickers)

Una fuerza integrada sobre todo por kurdos se afana por expulsar de Raqa a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI). De conseguirlo, se abriría un interrogante: ¿Quién controlará esta ciudad siria poblada en un 99% por árabes sunitas?

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) son la punta de lanza en la lucha contra el grupo EI en Siria. Es la alianza kurdo-árabe apoyada por Washington que lanzó un asalto para apoderarse de la capital 'de facto' del grupo ultrarradical. Hay otros beligerantes interesados en controlar la ciudad, como la vecina Turquía y el régimen sirio de Bashar al Asad.

- ¿Quiénes pueblan Raqa? -

Situada en el norte de Siria, Raqa es la capital de la provincia homónima y antes de la guerra contaba con unos 300.000 habitantes, principalmente árabes sunitas.

El 20% de la población era kurda, según el geógrafo francés y experto en Siria Fabrice Balanche.

Pero en 2013, dos años después del comienzo de la revuelta contra el régimen, en marzo de 2011, el brazo sirio de Al Qaida tomó el control de la ciudad. Un año más tarde, el grupo EI se apoderó de ella y la mayoría de los kurdos huyeron.

Al comienzo de la revuelta, algunos sospechaban que los kurdos buscaban una autonomía y hasta se les acusó de colusión con el régimen sirio, debido a que éste se iba retirando de sus regiones tras alcanzar acuerdos tácitos.

"La minoría kurda de Raqa era sospechosa de ser una quinta columna", precisa Balanche.

Tras la partida de los kurdos y de miles de cristianos armenios y siríacos (menos del 1% de los habitantes), "la población es actualmente árabe sunita en un 99%", según Balanche.

- ¿Quién gobernará Raqa? -

El 6 de junio, las FDS entraron en un barrio de Raqa, pero todavía no controlan la ciudad. En abril, anunciaron la creación de un "consejo civil" para dejar en sus manos la administración de la localidad una vez que el grupo EI fuera expulsado de ella.

Este consejo, constituido por personas de la provincia de Raqa, como jefes tribales y autoridades, "se ocupará de la justicia, la sanidad, la educación, los temas de la juventud y las mujeres, los servicios y la seguridad", explicó a la AFP Omar Allushe, responsable de comunicación del organismo.

"No hemos debatido sobre si Raqa se unirá al sistema federal. Lo decidirán sus habitantes", dijo.

Pero este consejo no tranquiliza a los adversarios de los kurdos, quienes a través de las milicias de las YPG -unidades de defensa del pueblo kurdo- dominan las FDS desde su creación, en 2015.

Turquía, ofuscada por el apoyo estadounidense a las FDS, estima "extremadamente peligroso" el suministro de armas a las YPG, a las que considera una prolongación en Siria de los separatistas kurdos turcos del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), que combaten al poder desde 1984.

El régimen sirio adopta por su parte una posición ambigua. Se preocupa por la expansión territorial kurda, pero considera "legítimo" su combate contra el grupo EI.

- ¿Hacia una confrontación? -

Según Balanche, "los kurdos esperan un escenario similar al de Manbij (norte)", el exfeudo sirio del grupo EI tomado en agosto de 2016 por las FDS.

La ciudad quedó en manos de un 'consejo civil', pero los adversarios de los kurdos afirman que en la práctica se encuentra bajo la autoridad de las FDS.

"En Manbij existe una minoría kurda en la que se apoya considerablemente el Partido de la Unión Democrática (PYD, principal formación kurda siria), no es el caso en Raqa", recalca Balanche. Las YPG son un brazo militar del PYD.

Según él, "las tribus de Raqa no están dispuestas a aceptar la dominación kurda".

Faisal al Sibat, diputado sirio y miembro de una importante tribu árabe de Raqa, Al Welda, asiente. Las fuerzas kurdas "no tienen apoyo popular. Las tribus de Raqa no reconocen este consejo civil y los miembros de las tribus que participan en el consejo se representan a sí mismos, nada más".

- ¿Qué hará el régimen? -

Desde el comienzo, en noviembre de 2016, de la ofensiva de las FDS para reconquistar Raqa, el régimen de Asad ha reiterado su intención de reconquistar la ciudad.

Pero "el ejército no tiene ganas de perder hombres para recuperar Raqa cuando las FDS pueden ocuparse de ello", comenta Balanche.

El ejército se encuentra actualmente cerca de Maskané, a un centenar de kilómetros al oeste de Raqa.

"Está cerca, a la espera de los inevitables problemas entre kurdos y árabes para presentarse como estabilizador", explica el analista francés. Para el régimen, "es preferible esperar para entrar en la ciudad mediante un acuerdo".

El portavoz de las FDS, Talal Sello, no descarta una participación del ejército en la batalla. "Eso depende de los arreglos" entre Rusia, aliada del régimen, y Estados Unidos, hostil a Asad.

AFP

 AFP internacional