Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Emmanuel Lubezki, Leonardo DiCaprio y Alejandro Gonzalez Inarritu tras la ceremonia de los Oscar el 28 de febrero de 2016

(afp_tickers)

"Spotlight" ganó este domingo el Óscar a la Mejor película del año, en una ceremonia marcada por la polémica sobre la falta de diversidad en Hollywood y en la que Alejandro González Iñárritu hizo historia.

"Mad Max: Fury Road", cuarta entrega de la saga apocalíptica creada por el australiano George Milles, arrasó en las categorías técnicas con seis estatuillas.

Leonardo DiCaprio por fin se llevó una estatuilla a Mejor actor gracias a "El renacido" y Brie Larson se alzó con el premio por su protagónico en "La habitación".

"Spotlight", dirigida por Tom McCarthy, se llevó el premio más importante del cine estadounidense por rememorar cómo el diario The Boston Globe destapó hace más de 15 años los abusos sexuales cometidos por miembros de la iglesia católica.

"Esta película dio voz a los supervivientes. Y este Óscar amplifica su voz, lo cual esperamos se convierta en un coro que resuene y llegue hasta el Vaticano", dijo Michael Sugar, uno de sus productores, sobre el escenario del teatro Dolby.

"Papa Francisco: es tiempo de proteger a los niños y restaurar nuestra fe", agregó.

La investigación, que recibió en 2003 un premio Pulitzer, descubrió que la Iglesia escondió de forma sistemática los casos de pedofilia de casi un centenar de curas y que un grupo de abogados los encubrió.

"Spotlight" también logró el galardón al guión original.

Iñárritu fue el otro gran protagonista de la velada. A pesar de haber perdido el Óscar a Mejor película, entró en la historia de Hollywood gracias a "El renacido", una historia de supervivencia y venganza ambientada en la conquista del Lejano Oeste que explora los límites del espíritu humano.

El cineasta se convirtió en el tercer director capaz de ganar dos estatuillas consecutivas, igualando a John Ford y Joseph L. Mankiewicz. El año pasado recibió el galardón por "Birdman".

"El renacido" también coronó la carrera de Leonardo DiCaprio, quien se alzó con el primer Óscar de su carrera.

"El cambio climático es real, está sucediendo ahora. Es la amenaza más urgente que enfrentan nuestras especies, necesitamos trabajar unidos y no dejar más las cosas para luego", pidió el actor de 41 años.

El mexicano Emmanuel Lubezki celebró asimismo ser el primer director de fotografía de Hollywood que recibe tres galardones consecutivos.

- Rocky, ko -

La derrota de Sylvester Stallone fue una de las mayores sorpresas de la noche. Todo el mundo daba por hecho que se iría a casa con el premio por su papel secundario en "Creed", donde vuelve a interpretar al boxeador Rocky Balboa.

Pero el británico Mark Rylance se lo arrebató por su interpretación en "Puente de espías", la cinta sobre la Guerra Fría dirigida por Steven Spielberg.

Del lado femenino, la sueca Alicia Vikander triunfó tal y como se esperaba por "La chica danesa", donde da vida a la esposa del pintor danés Einar Wegener (Eddie Redmayne), una de las primeras personas en someterse a una operación de cambio de sexo.

Pixar sumó un nuevo Óscar por la animada "Inside Out" y "Amy" fue el mejor documental.

Chile festejó por todo lo alto el triunfo de "Historia de un oso", un cortometraje de animación sobre un viejo oso que sale todos los días a la esquina de una transitada calle.

"Quiero dedicárselo a mi abuelo, que fue quien inspiró esta historia", dijo su cineasta Gabriel Osorio. "¡Viva Chile!", gritó el codirector, Pato Escala.

Colombia se quedó en cambio con las ganas de celebrar su primer Óscar a Mejor película de habla no inglesa por "El abrazo de la serpiente", que terminó en manos de la húngara "El hijo de Saúl", ambientada en el horror del campo de concentración de Auschwitz.

- Ovaciones y mucha crítica -

La gala aludió continuamente a la falta de diversidad en la industria del entretenimiento, ante la ausencia de nominados negros en las categorías principales por segundo año consecutivo.

Su presentador, el humorista Chris Rock, no desperdició ninguna ocasión por burlarse de la situación que reina en la industria del entretenimiento.

"Estoy en los Óscar de la Academia, también conocidos como los premios de los blancos. ¿Se dan cuenta de que si nominaran a los anfitriones, yo no habría conseguido este trabajo?", dijo.

La velada dio pie a momentos tan emotivos como la ovación que recibió el maestro italiano Ennio Morricone, que a sus 87 años recibió su primer Óscar por componer la música del western "The Hateful Eight".

Lady Gaga, que perdió el premio a Mejor canción en favor de Sam Smith, puso en pie al teatro Dolby por interpretar "Til It Happens To You" acompañada de víctimas de agresiones sexuales en campus universitarios. Su actuación fue presentada por el vicepresidente estadounidense, Joe Biden.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP