Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, en una entrevista con AFP en su oficina del campo de refugiados saharaui de Sahrawi, en Tinduf (Argelia), el 3 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El líder del movimiento independentista saharaui Frente Polisario, Brahim Ghali, declaró a AFP que "todas" las opciones "siguen abiertas" en el Sáhara Occidental tras el regreso a la Unión Africana (UA) de Marruecos, que considera este territorio bajo su control como parte integrante del reino.

La readmisión la semana pasada de Marruecos en la UA no cambia fundamentalmente la situación, según Brahim Ghali, secretario general del Frente Polisario, en una entrevista realizada en un campamento de refugiados saharauis en Tinduf, en el suroeste de Argelia.

"Optamos siempre por la vía pacífica" para resolver el conflicto, afirmó, "pero todas las opciones siguen abiertas" agregó, aludiendo -aunque sin pronunciar el término- a un eventual regreso a las armas.

Un alto el fuego está vigente desde 1991 en el Sáhara Occidental, un inmenso territorio desértico que fue colonia española y está bajo control de Marruecos desde 1975.

Este territorio de 266.000 kilómetros cuadrados alberga fosfatos y tiene un litoral de más de 1.000 kilómetros. Tiene más de 500.000 habitantes y su capital es El Aaiún.

Un referéndum de autodeterminación previsto por la ONU ha sido continuamente postergado desde 1992 debido a desacuerdos sobre la composición del cuerpo electoral.

El Frente Polisario, respaldado principalmente por Argelia, reclama la independencia de este territorio mediante un referéndum de autodeterminación. Marruecos, por su parte, considera el Sáhara Occidental como parte integrante del reino, y propone una autonomía pero bajo su soberanía.

La UA decidió en enero reintegrar a Marruecos, que había abandonado la organización continental en 1984 para expresar su desacuerdo con la admisión en su seno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), proclamada por el Frente Polisario en el Sáhara Occidental.

"Ahora que el reino marroquí es miembro de la UA, debe respetar sus compromisos y las fronteras internacionales de la República Saharaui (...) Debe también buscar soluciones pacíficas. Esperamos que Marruecos respete sus compromisos", comentó Ghali.

Durante la cumbre de la UA en Adis Abeba, varios jefes de Estado africanos dijeron esperar que el regreso de Marruecos a la organización permitiría debatir el tema del Sáhara occidental "en familia".

- 26 años de espera -

"Somos un pueblo pacífico que esperó 26 años para una solución pacífica del conflicto" agregó. Pero "las dilaciones marroquíes y el hecho de que el Consejo de seguridad (de la ONU) no asuma sus responsabilidades nos ha obligado a reflexionar sobre diferentes medios para recuperar nuestros derechos", advirtió Ghali, que dirige el Polisario tras el fallecimiento de su jefe histórico, Mohamed Abdelaziz, en mayo de 2016.

Ghali había sido anteriormente "ministro de Defensa" y representante del movimiento en Argel, principal apoyo del Frente Polisario, lo que genera tensiones entre Marruecos y Argelia.

El dirigente es particularmente crítico con Francia, "desgraciadamente responsable de que se prolonguen los sufrimientos del pueblo saharaui". Según él, "Francia dificultó la implementación del proceso de la ONU, amenazó con usar su derecho de veto contra cualquier resolución del Consejo de seguridad que condene las sistemáticas violaciones marroquíes de los derechos humanos de la población saharaui".

El jefe del Polisario dice esperar que se reactiven las negociaciones con el impulso del nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que "conoce el caso saharaui pues era responsable del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). "Esperamos que tendrá el apoyo necesario del Consejo de seguridad para alentar las negociaciones que permitirán la autodeterminación de nuestro pueblo", afirma.

Una misión de la ONU en el Sáhara Occidental (MINURSO) está desplegada desde 1991 para vigilar el alto el fuego.

AFP