Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Consejo de Seguridad de la ONU trata los conflictos en Oriente Medio y en el norte de África y la amenaza terrorista, el 30 de septiembre de 2015 en Nueva York

(afp_tickers)

Un centenar de países de la ONU se comprometió el viernes a no oponerse a las resoluciones del Consejo de Seguridad en casos de atrocidades masivas.

Esta iniciativa dirigida a evitar la parálisis de las actuaciones del Consejo de Seguridad en la crisis siria, donde Rusia y China imponen su veto sistemáticamente a las resoluciones críticas hacia el régimen de Bashar Al Assad.

En total, 104 países de los 193 miembros de la ONU, entre ellos Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia, España, México y Japón, han suscrito ya un "código de conducta" al respecto, que ha hecho público Liechtenstein, promotor de la iniciativa.

Los países firmantes se comprometen a no votar contra un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad que busque impedir un genocidio, crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad.

La mayor parte de los países firmantes no forma parte del Consejo de Seguridad, que cuenta con cinco miembros permanentes con derecho a veto. Sin embargo, podrían entrar a esa instancia en los próximos años debido a la renovación anual de cinco de los diez miembros no permanentes.

Japón, Ucrania y Uruguay, tres países que han sido elegidos para asumir a partir de enero un puesto en el Consejo de Seguridad, han firmado el compromiso.

AFP