Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una nube de humo provocada por un bombardeo aéreo atribuido a las fuerzas del régimen sirio contra Dara, en el sur del país, el 17 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Al menos 15 civiles murieron este jueves por unos bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra aldeas controladas por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el noreste de Siria, según una ONG.

Entre las víctimas de los ataques aéreos contra cuatro pueblos de la provincia de Hasake figuran tres niños, precisó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), quien afirma que el balance puede aumentar.

Los bombardeos de la coalición del martes y miércoles en la misma provincia causaron 23 muertos, según la ONG, que cuenta con una red de fuentes médicas y de militantes en este país en guerra.

Los ataques de la coalición respaldan la ofensiva lanzada el domingo por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS, alianza dominada por los kurdos del YPG) contra el EI en el sur de Hasake y que permitió arrebatar varias aldeas a los yihadistas.

Los ataques de esta coalición contra las posiciones del EI en Siria han causado, desde septiembre de 2014 hasta el 23 de enero de 2016, 4.256 muertos, incluidos 332 civiles, de los cuales 90 niños, según un balance del OSDH.

Por otro lado, centenares de rebeldes sirios atravesaron la frontera desde Turquía para dirigirse a la línea del frente en la provincia norteña de Alepo y reforzar a los combatientes que luchan contra las milicias kurdas. El grupo de 500 combatientes se encaminaba a la ciudad fronteriza de Azaz, según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El OSDH informa también de que entre los combatientes hay islamistas y militantes del grupo Faylaq al Sham, "la rama militar oficial de los Hermanos Musulmanes, una facción muy cercana a Turquía", según el experto en Siria Thomas Pierret.

La ofensiva de los kurdos sirios en el norte del país alarma a Turquía, que los considera como una rama del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva a cabo desde hace décadas un movimiento de insurgencia contra el Gobierno de Ankara. Turquía ha reiterado que no dejará caer en manos de los kurdos la ciudad siria de Azaz, situada cerca de la frontera turca.

"Los combatientes proceden de la provincia (vecina) de Idlib y del oeste de Alepo, entraron a Turquía por el puesto de Atme y reingresaron a Siria a través de Bab al Salama", informó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Los rebeldes han perdido en las últimas semanas varias localidades en la provincia de Alepo tras una gran ofensiva del ejército sirio, apoyado por la aviación rusa. Las fuerzas kurdas, aprovechando el debilitamiento de los insurgentes, han realizado también avances en esta provincia.

En cuanto a las localidades sirias asediadas, la ONU informó este jueves que espera poder entregar ayuda a todas ellas en el plazo de una semana de plazo, tras una segunda reunión de la "fuerza de intervención humanitaria en Siria" celebrada en Ginebra.

Jan Egeland, principal consejero del emisario de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, declaró a la prensa que en las últimas 24 horas 114 camiones habían entregado ayuda a 80.000 personas en cinco zonas asediadas. La próxima etapa, agregó, "es llegar a todas las demás zonas asediadas" algo que "deberíamos poder conseguir antes de la próxima reunión en una semana".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP