Navigation

200 yihadistas del EI ocupan brevemente la localidad libia de Sabrata

Unos jóvenes libios se congregan, el 19 de febrero de 2016, junto a los escombros de un campo de entrenamiento yihadista bombardeado por la aviación estadounidense, cerca de la localidad libia de Sabrata afp_tickers
Este contenido fue publicado el 24 febrero 2016 - 16:25
(AFP)

Unos 200 yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) ocuparon durante algunas horas el centro de Sabrata, cerca de la capital libia, Trípoli, antes de ser expulsados por milicias de la coalición Fajr Libya, informaron autoridades este miércoles.

El EI ha logrado implantarse en Libia aprovechando el caos imperante en este país donde dos autoridades se disputan el poder, una reconocida por la comunidad internacional y exilada en el este, y otra liderada por una coalición de milicias en su mayoría islamistas, entre ellas Fajr Libya, que controla la capital y regiones del oeste.

El pasado junio, los combatientes del EI capturaron la ciudad de Sirte, a unos 450 kilómetros al este de Trípoli, donde instalaron su base. El EI intenta extender su influencia en un país en pleno caos tras la revuelta que expulsó del poder a Muamar Gadafi en 2011.

Los combates en Sabrata entre el EI y los milicianos de Fajr Libya estallaron días después de un bombardeo estadounidense el 19 de febrero contra un centro de entrenamiento del EI en esta localidad, situada a 70 kilómetros al oeste de Trípoli.

El EI penetró en el centro de la localidad aprovechando un "vacío en la seguridad", y lo ocuparon algunas horas, según un comunicado del consejo militar de la ciudad. Las fuerzas de seguridad lograron expulsarlas poco después, añade.

Es la primera vez que el EI se muestra en Sabrata, ciudad costera ubicada en la carretera que une por la costa Trípoli con la frontera tunecina.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo