Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un sirio lleva en brazos a un niño hasta un hospital de campaña en la ciudad rebelde de Duma, a las afueras de Damasco, el 19 de febrero de 2017, tras un bombardeo atribuido al Gobierno

(afp_tickers)

Desde que en 2011 comenzara el conflicto en Siria, se han llevado a cabo varios intentos diplomáticos para ponerle fin, con el futuro del presidente Bashar al Asad como principal escollo.

- Iniciativas árabes -

El 2 de noviembre de 2011, la Liga Árabe anuncia un acuerdo sobre un plan de alto el fuego, liberación de detenidos y retirada del ejército de las ciudades.

Ninguna de las cláusulas se respeta.

En las semanas posteriores, la Liga suspende a Siria y le aplica sanciones inéditas hasta entonces.

A finales de 2012, el régimen sirio cierra la puerta a cualquier mediación árabe.

- Ginebra I -

El 30 de junio de 2012, en Ginebra, el llamado Grupo de Acción sobre Siria (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y representantes de la Liga Árabe, Turquía y la Unión Europea) acuerda una transición política, pero luego no se pone de acuerdo sobre cómo llevarla a cabo.

Washington quería que el acuerdo, que nunca fue aplicado, abriera el camino a la era post-Asad, mientras que Moscú y Pekín, aliados de Damasco, afirmaban que los sirios tenían que decidir ellos mismos su futuro.

- Ginebra II -

En enero de 2014, se celebran en Ginebra las primeras negociaciones entre el régimen y la oposición, que terminan sin resultados.

El 15 de febrero el mediador de la ONU, Lakhdar Brahimi, que sustituyó a Kofi Annan en 2012, pone fin a las negociaciones antes de dimitir a su vez.

- Reuniones de Viena -

El 30 de octubre de 2015, un mes después del inicio de la intervención rusa para apoyar al régimen sirio, 17 países, entre ellos Rusia, Estados Unidos, Francia y por primera vez Irán, estudian una solución política en Viena sin la presencia de representantes sirios.

Pero tampoco hay acuerdo sobre el futuro de Asad.

El 14 de noviembre otra reunión termina en fracaso por el mismo motivo.

El 18 de diciembre de 2015, por primera vez, el Consejo de Seguridad de la ONU adopta una resolución con una hoja de ruta para una solución política, con un Gobierno de transición en seis meses y elecciones en otros 18.

A principios de 2016, se celebran en Ginebra tres rondas de negociaciones indirectas entre el régimen y grupos de oposición, supervisadas por el emisario de la ONU Staffan de Mistura.

Pero no se llega a un consenso sobre las modalidades de una posible transición. Sobre el terreno, se producen violaciones de una tregua auspiciada por Estados Unidos y Rusia.

- Rusia, Turquía e Irán, al frente -

El 9 de agosto de 2016, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país apoya a los rebeldes, se reúne con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para sellar la reconciliación después de una crisis causada por el derribo de un avión ruso por la fuerza aérea turca en la frontera siria, a finales de 2015.

Dos semanas más tarde, Turquía lanza una operación militar en la provincia de Alepo para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico y a milicias kurdas.

El 22 de diciembre, el régimen recupera el control de la ciudad de Alepo, al término de una operación de evacuación de decenas de miles de civiles y rebeldes gracias a un acuerdo patrocinado por Rusia, Irán y Turquía.

Los tres 'padrinos' toman las riendas del asunto e imponen el 30 de diciembre un alto el fuego entre el ejército y grupos rebeldes.

El 23 y 24 de enero de 2017, y luego el 16 de febrero, organizan en Astaná (Kazajistán) unas conversaciones que sientan por primera vez en la misma mesa a representantes del régimen y una pequeña delegación rebelde.

Pero las reuniones, organizadas por primera vez sin la implicación de Estados Unidos, terminan sin avances importantes.

- Cuarta ronda en Ginebra -

Los representantes de la oposición y del régimen se reunirán el jueves en Ginebra, en una nueva ronda de conversaciones bajo los auspicios de la ONU.

Pero las fuerzas gubernamentales han intensificado en los últimos días su campaña de bombardeos contra posiciones rebeldes en las afueras de Damasco, "un mensaje sangriento" destinado a sabotear las negociaciones, según la oposición.

AFP