Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri (I) y el presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, durante una reunión celebrada en Buenos Aires el 15 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Al cumplir 100 días de gobierno, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ratificó que bajará la inflación en el segundo semestre de 2016 y admitió haber cometido errores en el inicio de su gestión, que atribuyó a la urgencia por resolver, en entrevistas publicadas en tres diarios este domingo.

"En el segundo semestre va a bajar la inflación drásticamente. Siento que hay un primer paso hacia la felicidad y es que bajó la tensión" en el país, aseguró el mandatario.

La inflación, que superó el 8% en el primer bimestre del año, es la mayor preocupación de los argentinos, según sondeos divulgados el sábado, por delante de la inseguridad y el desempleo que trepó al tercer puesto.

El gobierno espera cerrar 2016 con una inflación entre 20 y 25%, pero consultoras privadas prevén que ello será difícil y que superaría el 30%.

El presidente dijo tener "confianza en que lo vamos a lograr (llegar a fin de año con un índice de inflación inferior a 25%). Igual lo más importante es que en el segundo semestre se va a reflejar una baja contundente que va a preparar la tendencia de 2017", amplió en el diario Clarín.

Afirmó que los ajustes de tarifas de servicios públicos, ya aplicados en la energía eléctrica y que también afectará el suministro de gas y el transporte "se terminará en el primer semestre" por lo que "los reacomodamientos ya no van a estar en el segundo y esto va a permitir aterrizar".

"El principal responsable de que exista inflación es el Gobierno porque gasta más de lo que puede y lo que debe. Hay que ir ajustando el gasto a lo que la gente paga de impuestos", sostuvo Macri, quien insistió que en el último año de gobierno de Cristina Kirchner (2007/2015) "hubo un descontrol del gasto público que fue grotesco".

Tras ganar el balotaje presidencial con 51%, el líder de la alianza de centroderecha Cambiemos, de 57 años, mantiene un alto porcentaje (69%) de aprobación a su gestión y una imagen positiva de 62%, de acuerdo a un sondeo de la consultora Poliarquía, pese a que el 43% de los argentinos califica la situación actual del país de regular y 30% de negativa.

- Errores y justicia -

Macri reconoció como un "error de base importante" en el inicio de su gestión la decisión de tomar medidas por decreto sin convocar al Congreso, que estaba en receso estival y de mayoría opositora pero fragmentada.

Así fue con la designación de dos jueces para completar la Corte Suprema de Justicia, medida de la que tuvo que dar marcha atrás y ahora atraviesan el proceso de aprobación en el Senado.

"Al principio, tal vez espasmódicamente, teníamos el impulso de querer ir más rápido y salteamos la necesidad del diálogo y del convencimiento general", reconoció, pero estimó que "sirvió para que la gente comprendiera que somos un gobierno que va a tomar decisiones".

Reclamó celeridad al Poder Judicial y se comprometió a dejar actuar a la justicia en eventuales casos de corrupción que puedan involucrar a integrantes de su gobierno.

"Yo pido celeridad, independencia. No voy a andar obstaculizando, acusándolos de destituyentes", afirmó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP