Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Torres de energía solar en la planta de Abengoa en Sanlucar La Mayor, Sevilla, el 27 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El grupo industrial español Abengoa, al borde de la quiebra, ha suspendido varios proyectos en Brasil, donde construye líneas de transmisión eléctrica, afirmó este martes una fuente cercana a este asunto.

"En este sentido se han suspendido temporalmente algunas obras en Brasil y estamos en dialogo abierto con las autoridades brasileñas para encontrar la mejor solución para reestablecer el proceso en el momento en que sea posible", según esta fuente.

La compañía andaluza se presenta como la primera concesionaria privada de líneas de transmisión eléctrica en Brasil desde que el gobierno privatizó este sector.

Abengoa logró la concesión para construir varias líneas eléctricas de envergadura en el país, donde también cuenta con fábricas de etanol y centrales de cogeneración.

Abengoa obtuvo un 12,2% de su cifra de negocio en Brasil en 2014, uno de sus principales mercados después de Estados Unidos y España.

El sindicato brasileño Sintepav ya se había mostrado alarmado a principios de mes por las dificultades de Abengoa. Teme 5.000 despidos en el país, subrayando que 1.500 personas ya han perdido su empleo.

Presente en 80 países, el grupo empleaba a finales de septiembre a cerca de 28.700 personas, 7.000 de ellas en España.

La empresa, lastrada por una pesada deuda, se encuentra en preconcurso de acreedores desde el 25 de noviembre y estima que necesita unos 100 millones de euros para pagar salarios y las pagas extraordinarias de diciembre, así como 350 millones para poder continuar funcionando en el primer trimestre de 2016, según una fuente cercana al asunto.

Sus bancos acreedores -los españoles Santander, Bankia, Sabadell, Popular, CaixaBank, el francés Crédit Agricole y el británico HSBC- le han pedido que busque fondos de inversión dispuestos a aportar la liquidez que necesita.

Durante una reunión con los sindicatos en la tarde de este martes, la dirección afirmó necesitar 120 millones de euros para pagar los salarios de diciembre y que debería saber de aquí a finales de semana si los bancos aportan el dinero o no, según un representante del sindicato CCOO.

El juzgado mercantil ante el que se presentó el preconcurso de acreedores ha fijado el 28 de marzo de 2016 como fecha límite para que el grupo pueda beneficiarse de las ventajas del preconcurso, que le permite negociar con sus bancos sin que se puedan embargar sus bienes.

Tras esa fecha, si Abengoa no ha logrado llegar a un acuerdo, sus acreedores podrán pedir que se ponga bajo concurso necesario.

AFP