Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Torres de energía solar en la planta de Abengoa en Sanlúcar La Mayor, Sevilla, el 27 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El gigante español de las energías renovables Abengoa ha examinado un plan de viabilidad destinado a impedir su quiebra, buscando crear una nueva empresa más pequeña y menos endeudada, centrada en la ingeniería y construcción.

Su consejo de administración acordó este lunes "proceder a la negociación de la reestructuración de su deuda y los recursos necesarios para así continuar su actividad de forma competitiva y sostenida en el futuro", informó Abengoa en un comunicado.

El consejo de la compañía espera llegar a un acuerdo con sus acreedores sobre la base de este plan antes del 28 de marzo, cuando concluya el plazo marcado por el preconcurso de acreedores solicitado el 25 de noviembre, para tratar de hacer frente a su pesada deuda de casi 9.000 millones de euros.

Abengoa recuerda que, en caso contrario, tener que solicitar el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), supondría "una destrucción de valor para acreedores y accionistas muy superior a la de cualquier escenario de continuidad, todo ello sin evaluar el enorme coste social que tal situación implicaría".

Antiguo buque insignia de la economía verde en España, Abengoa lucha contrarreloj por evitar la quiebra, que sería una de la mayores de la historia del país.

Sus principales bancos acreedores y el público Instituto de Crédito Oficial (ICO) le dieron unas semanas más de respiro hace un mes, al aportar 106 millones de euros para pagar los salarios de sus empleados en diciembre. Pero exigen que el grupo reduzca su deuda y su tamaño.

Según el plan de viabilidad presentado, la compañía resultante del mismo tendría "unos niveles de ingresos en los próximos años del orden de dos terceras partes de los obtenidos en 2014", año en que su facturación fue de 7.000 millones de euros.

Además, el "plan contempla la venta de los activos no fundamentales incluyendo todos los de biocombustibles de primera generación".

"A nivel operativo la compañía desarrollará su negocio concentrándose en las actividades de ingeniería y construcción con tecnología propia o de terceros", según el comunicado.

El rotativo Expansión cifró este lunes las desinversiones en unos 1.500 millones de euros, que tomarían la forma, según la prensa, de inmuebles, parques de paneles solares, desaladoras, o de sus actividades en biocarburantes.

Los países más afectados serían Brasil, Costa Rica y Turquía, según la prensa. Abengoa realiza un 87% de su volumen de negocios fuera de España y está muy presente en el continente americano.

En Brasil, donde Abengoa construye líneas de transmisión eléctrica, ha suspendido varios proyectos.

En cambio, no se tocará a su filial estadounidense Abengoa Yield, recientemente rebautizada Atlantica, que abrió una central solar gigante en Arizona, según la prensa.

El grupo andaluz controla un 41,9% del capital de esta filial, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y es valorada en 1.800 millones de dólares. No puede deshacerse de ella, debido también a que su participación sirve como aval en diversos créditos.

- Reducción de empleo -

la reestructuración implicaría una renegociación de la deuda para que pase de 8.900 millones de euros a unos 3.000 millones, según varios medios. La familia fundadora, Benjumea, reduciría su peso entre un 5 y un 10%.

"Antes, la empresa no lograba financiar sus inversiones con sus beneficios, ni sus necesidades de capital circulante (diferencia entre sus gastos y sus ingresos) y no es seguro que pueda hacerlo con una reducción de sus deudas", considera, no obstante, Maxime Kogge, analista de Spread Research.

Esta reducción de tamaño supondrá despidos, según el diario Expansión. Abengoa empleaba a 28.700 personas a finales de septiembre, de ellas unas 7.000 en España.

La empresa ha empezado por no renovar contratos temporales en España -se han eliminado unos 500 desde noviembre, según los sindicatos- y reducir su plantilla brasileña, donde han sido despedidas unas 1.500 personas, según el sindicato brasileño Sintepav.

El gobierno español, por su parte, quiere que Abengoa reciba el apoyo de un socio industrial sólido, pero no parece haber muchos candidatos.

Queda por saber cómo van a recibir este plan los bancos acreedores, y si están dispuestos a conceder un nuevo préstamo a Abengoa para seguir funcionando.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP