AFP internacional

Un hombre utiliza el 7 de junio de 2017 el cajero de una sucursal del Banco Popular en la localidad española de Vilanova i la Geltru, cerca de Barcelona

(afp_tickers)

Casi 400 accionistas del Banco Popular español presentaron este jueves una denuncia ante la justicia, al día siguiente de perder toda su inversión con la venta de la entidad al Santander por un euro simbólico, indicaron sus abogados.

La denuncia, a la que AFP tuvo acceso, fue presentada por la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) ante la fiscalía anticorrupción de la Audiencia Nacional, alto tribunal especializado en este tipo de casos.

La denuncia pide investigar "un posible delito de administración desleal" por parte de la dirección saliente, y "la presunta comisión de un delito contra el mercado y los consumidores", mediante el uso de información privilegiada por parte de grandes accionistas.

Más concretamente, el escrito apunta al empresario mexicano Antonio del Valle, que junto con otros inversores de su país tenía una participación del 4,13% a fines de marzo, de acuerdo con los últimos datos oficiales disponibles.

La denuncia formula la hipótesis de que Del Valle y los otros accionistas mexicanos habrían manipulado la acción, con el objetivo de obtener "una desmedida ganancia a costa del resto de accionistas".

Dicha manipulación, según el escrito, se habría efectuado mediante filtraciones a la prensa y ventas en corto, una estrategia de especulación a la baja que suele provocar caídas abruptas en el valor de la acción.

"No tenemos comentarios al respecto", declaró a AFP Daniela Urbina, portavoz del banco mexicano Bx+, propiedad de Del Valle y en el que Popular adquirió una participación del 25% en 2014.

El secretario general de AEMEC, el abogado Javier Cremades, dijo a la prensa que en la denuncia están de momento representados 385 accionistas, la mayoría "pequeños ahorradores" que sumaban un 3,5% del capital social del Popular.

El letrado criticó la precipitada venta del Popular al Santander como "una vulneración completa de los derechos de más de 300.000 inversores" que tenían acciones, y vaticinó "una larga batalla judicial que no va a terminar hasta que los accionistas se vean resarcidos".

Julio del Pie Durán, uno de los denunciantes, con 160.000 acciones (valoradas en unos 51.200 euros al cierre del martes), describe el estupor que sintió.

"Que de la noche a la mañana te acuestes con X dinero y al día siguiente valga cero (...) No tengo nada, ya no soy accionista, me lo han quitado todo", denunció este empresario de 61 años, que asegura no haber recibido ninguna notificación de la operación por parte del Popular.

"Era cliente del Popular desde hace años, y la inversión la hice con un criterio de continuidad, no para especular. Quería tener una participación", añade otro afectado, el pensionista Ceferino López García, que tenía 6.500 acciones.

"Ahora lo he perdido ese dinero", lamenta este hombre octogenario con un toque de resignación.

Por otro lado, el magnate chileno Andrónico Luksic, que en mayo compró un 3% del Popular, dijo ya el miércoles que está analizando una "posible apelación", pues según él la entidad "no vale 1 euro". De acuerdo con medios locales, sus pérdidas rondan los 100 millones de dólares.

AFP

 AFP internacional