Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un avión de la fuerza aérea de Estados Unidos, el 16 de septiembre de 2016, en Florida

(afp_tickers)

Un avión militar chino se acercó de manera "peligrosa" a un avión militar estadounidense cerca de un islote cuya soberanía está cuestionada en el mar de China meridional, deploró el viernes el mando de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico.

El incidente fue el miércoles y se produjo cerca del arrecife de Scarborough, cuya soberanía es disputada entre Filipinas y China, precisó el portavoz del Pentágono Jeff Davis.

El aparato chino, un avión de patrulla marítima KJ-200, se acercó a 300 metros del aparato estadounidense, una maniobra juzgada "peligrosa" por los militares de ese país.

El aparato de Estados Unidos, también un avión de vigilancia marítima de tipo P3-C Orion, estaba en "una misión de rutina de conformidad con las reglas internacionales", en el "espacio aéreo internacional", indicó el comando estadounidense.

"El 8 de febrero (local), una interacción caracterizada por el Mando Pacífico de Estados Unidos como 'peligrosa' se produjo en el espacio aéreo internacional encima del mar del Sur de China entre un avión chino KJ-200 y un aparato de la fuerza aérea de Estados Unidos P-3C", dijo el portavoz del Mando Pacífico de Estados Unidos, Rob Shuford.

"El P-3C de la fuerza aérea de Estados Unidos estaba operando en una misión de rutina de acuerdo con la ley internacional"

Davis dijo que el avión chino "cruzó la nariz" del aparato estadounidense, haciéndole dar "una vuelta inmediata".

"No vemos ninguna evidencia de que sea intencional", dijo el portavoz.

"Está claro que tenemos nuestros desacuerdos con China sobre la militarización del mar del Sur de China", explicó, pero las interacciones entre aviones y barcos "son ampliamente profesionales y seguras".

"Esta parece ser una excepción", añadió.

El Mando del Pacífico señaló que abordaría el asunto a través de los "canales diplomáticos y militares apropiados".

China reivindica soberanía sobre casi toda esa región, rica en recursos, a pesar de las reclamaciones de sus vecinos del sudeste asiático, y se ha apresurado a construir arrecifes en islas artificiales capaces de albergar planes militares.

La administración del presidente estadounidense Donald Trump ha adoptado por ahora una dura actitud ante las reivindicaciones de China en la región, insistiendo en que defenderá los intereses internacionales.

AFP