Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra británica, Theresa May, tras la reunión del Consejo Europeo, en el segundo día de la cumbre europea en Bruselas, este 23 de junio de 2017, donde presentó una oferta sobre el Brexit que dejó fríos a sus todavía socios europeos

(afp_tickers)

Los líderes de la Unión Europea acogieron este viernes con frialdad la oferta de la primera ministra británica, Theresa May, para los ciudadanos europeos residiendo en Reino Unido una vez consumado el Brexit, un plan "ridículo" para los principales afectados.

"Mi impresión es que la oferta británica está por debajo de nuestras expectativas y podría agravar la situación de nuestros ciudadanos en Reino Unido", dijo en rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de una cumbre de dos días en Bruselas.

Theresa May había prometido la víspera a sus 27 socios que los europeos residiendo de "manera legal" en su país podrían permanecer tras el Brexit e, incluso, optar a un "estatuto definitivo" con derechos como a la educación para quienes lleven más de cinco años.

No obstante, esta primera oferta de la primera ministra británica, un "primer paso" pero "insuficiente" para el presidente del Ejecutivo comunitario Jean-Claude Juncker, levantó dudas entre sus homólogos, entre otras a partir de qué fecha se podrán estimar los cinco años.

La oferta "me podría haber sonado mejor", confesó el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien subrayó que esa fecha de corte "todavía no se ha determinado" y su deseo de "una regulación mejor" para aquellos que no llevarían más de cinco años en el país.

¿El referéndum de junio de 2016, la notificación oficial del Brexit el 29 de marzo de 2017, su marcha efectiva prevista a finales de marzo de 2019 o algún otro momento? La incógnita sobre la fecha quizás podrá despejarse el lunes cuando Londres publique los detalles de su plan.

- "¡12 meses para esto!" -

Casi un año después de la victoria del Brexit en referéndum, impulsada por la cuestión migratoria, Reino Unido y los 27 empezaron formalmente las negociaciones del Brexit el pasado lunes, con Londres asumiendo los tiempos y las prioridades europeas, entre ellas garantizar los derechos de los ciudadanos.

Tras más de 40 años de unión a ambos lados del canal de la Mancha, más de tres millones de ciudadanos de la UE viven en Reino Unido y alrededor de un millón de británicos residen en el resto de países del bloque, la mayoría en España.

Los principales interesados, los europeos que residen en Reino Unido, expresaron ya su descontento con esta "ridícula" oferta, dijo a la AFP el enfermero español Joan Pons, dirigente de la asociación de europeos The 3 Million.

Éstos reclaman conservar los derechos de los que gozaban hasta ahora, que en virtud de las libertades de movimiento europeas les equiparaban a un ciudadano británico, vistos los complejos y largos trámites para migrantes de terceros países.

"¡12 meses [esperando] para esto! Es patético que el gobierno británico juegue con nuestras vidas con la propuesta más regresiva para los ciudadanos de la UE que podíamos imaginar", apuntó Nicolas Hatton, fundador del movimiento, mientras que para May es "justa y seria".

En Londres, el diario Evening Standard, dirigido por su ex compañero de Gobierno George Osborne, reveló que May, cuando era ministra de Interior del ejecutivo conservador de David Cameron, bloqueó una "oferta unilateral" de este para garantizar la permanencia de los europeos, días después del referéndum.

- Rechazo a la justicia europea -

Otro de los puntos planteados por May choca directamente con los planes de los 27, que quieren que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sea la jurisdicción encargada de resolver los eventuales diferendos sobre los derechos de los ciudadanos tras el Brexit.

Sólo "nuestros muy respetables tribunales" podrán resolverlos, indicó la primera ministra a sus pares según una fuente del gobierno británico. Estos compromisos con los ciudadanos de la UE "se inscribirán en el derecho británico", agregó.

"No veo cómo el TJUE puede quedar fuera del acuerdo", estimó el presidente del Ejecutivo comunitario, para quien esto será un asunto que las negociaciones, entre el negociador europeo Michel Barnier y el británico David Davis, deberán resolver. La próxima ronda está prevista la semana del 17 de julio.

La intervención durante la cena de una debilitada May, tras perder su mayoría absoluta en unos comicios anticipados, logró "la unidad total de los 27", en palabras del presidente pro témpore de la UE, el maltés Joseph Muscat.

Junto a los derechos de los ciudadanos, la factura a liquidar por Londres por los compromisos asumidos en la UE y la frontera en la isla de Irlanda completan las prioridades que negociarán en primer lugar, antes de empezar a discutir sobre un acuerdo de libre comercio, deseado por el Gobierno británico.

AFP