Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro argentino de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. en conferencia de prensa el 29 de febrero de 2016 en Buenos Aires

(afp_tickers)

Un grupo de acreedores argentinos apelará la decisión del juez de Nueva York Thomas Griesa de levantar las restricciones a Argentina en el litigio por la deuda en 'default' desde 2001, anunciaron en Buenos Aires este jueves.

Horacio Vázquez, integrante de la llamada Asociación de Damnificados por el Default y la Devaluación (Adapd), indicó al diario bonaerense La Nación que promoverán la apelación en los tribunales de Nueva York.

"El Gobierno está planteando una propuesta sin haber hablado con los que tenían que entrar", dijo Vázquez.

Argentina presentó el 7 de febrero a los fondos especulativos en Estados Unidos una propuesta y ha cerrado desde entonces compromisos por el 85% de las demandas, por lo que pagará en efectivo una suma de 6.500 millones de dólares, con una quita de 25% sobre 9.000 millones de reclamos judiciales.

En virtud de los acuerdos, el juez Griesa resolvió el miércoles levantar las medidas cautelares que pesaban sobre Argentina para permitir su retorno a los mercados financieros y el pago de sus bonos reestructurados en los canjes efectuados en 2005 y 2010.

Sin embargo, puso como condiciones que el país derogue las leyes que impiden un acuerdo con los fondos querellantes que no aceptaron sus canjes de deuda de 2005 y 2010 y que pague a los acreedores que acepten su oferta hasta el 29 de febrero.

El viernes se iniciará el proceso legislativo en Argentina cuando el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay acuda a un plenario de comisiones de Presupuesto y Finanzas para explicar los alcances del acuerdo.

Los fondos 'buitre' más duros, NML Capital y Aurelius, llegaron el lunes a un preacuerdo con Argentina para cobrar 4.653 millones de dólares.

Tanto estos fondos como otros querellantes que aún no alcanzaron un compromiso habían pedido al juez que otorgase un plazo adicional de 30 días para que continuasen las negociaciones, lo que les fue denegado.

"Esto se va a apelar porque Griesa borró con el codo lo que hizo con la mano", dijo Vázquez a La Nación.

La orden de Griesa, que también exige a Argentina notificar sus pagos, entrará en vigor en dos semanas, plazo estipulado para permitir a los querellantes que lo deseen apelar la decisión.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP