Navigation

Acreedores endurecen posiciones y se aleja acuerdo esta semana con Argentina

"Vamos a pagar en la medida en que podamos, ni un milímetro más. Y en eso soy inflexible, porque conozco como están las finanzas del mundo. No le pueden exigir a Argentina lo que al mundo no le exigen", advirtió el presidente Fernández afp_tickers
Este contenido fue publicado el 18 junio 2020 - 00:39
(AFP)

Argentina y sus acreedores endurecieron sus posturas y alejaron la posibilidad de un acuerdo esta semana para reestructurar unos 66.000 millones de dólares de deuda en bonos emitidos bajo legislación extranjera.

Uno de los grupos de acreedores de deuda argentina, que comprende 13 fondos internacionales, advirtió la noche del martes que rechazan las propuestas del gobierno y evalúan reclamar su pago en los tribunales de Nueva York.

"Dado el fracaso de las negociaciones, nuestro Grupo está considerando todos los derechos y recursos legales disponibles", declaró el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos Argentinos en un comunicado.

"A pesar de que realizamos mejoras adicionales a la propuesta, las autoridades han elegido permanecer en incumplimiento de pagos (default), incrementando los riesgos de deterioro económico en una economía que tiene necesidades urgentes de nuevas inversiones y acceso a los mercados internacionales de capital", añadió el grupo que desde abril participa en las tratativas para un canje de deuda con Argentina.

El gobierno de centro-izquierda de Alberto Fernández confiaba en sellar un acuerdo esta semana, con la presentación de una "oferta final" el martes pasado. Sin embargo, las expectativas se desmoronaron.

"Vamos a pagar en la medida en que podamos, ni un milímetro más. Y en eso soy inflexible, porque conozco como están las finanzas del mundo. No le pueden exigir a Argentina lo que al mundo no le exigen", advirtió el presidente.

El país sudamericano, uno de los principales exportadores de alimentos del mundo, se encuentra en recesión desde 2018 y se prevé que su economía sufrirá aún más este año por efecto de la pandemia del nuevo coronavirus, con un estimado de caída del PIB de 6,5%.

- Blackrock: "Tapón del acuerdo" -

"BlackRock (uno de los fondos que integra AdHoc) está funcionado como tapón del acuerdo", acusó bajo anonimato una fuente del gobierno.

En ese contexto, "es altamente improbable que (un acuerdo) se resuelva antes del viernes", cuando vence el plazo para que los acreedores adhieran al canje, destacó en declaraciones a la AFP.

De todas maneras, señaló que "hay muchos acreedores que están en un punto de encuentro con el gobierno".

El problema de BlackRock, "es que es importante políticamente, porque es el fondo tomador de deuda más grande del mundo", adujo.

Las negociaciones se han desarrollado hasta ahora bajo un acuerdo de confidencialidad, pero ese compromiso se terminó el miércoles y no fue renovado. Inmediatamente, después ambas partes, el gobierno y el Grupo Ad Hoc divulgaron sus propuestas.

Mientras el Ministerio de Economía argentino se mantiene firme en sostener una tasa de recuperación no superior a 50 dólares por cada 100 dólares del valor facial de los bonos, el Grupo Ad Hoc no renuncia a los 55 dólares.

El gobierno argentino propone un cupón atado a la evolución de las exportaciones agrícolas, que implica que el año que se gatille el país deberá pagar intereses por un 0,75% adicional, entre 2026 y 2046. Pero estos acreedores quieren más: que el cupón esté atado a la variación del PIB. Argentina deberá pagar cuando el crecimiento sea superior a 3%.

Los acreedores propusieron ajustes "con los que Argentina no puede comprometerse de manera razonable, algunos de los cuales son ampliamente inconsistentes con el marco de sostenibilidad de deuda", señaló un comunicado del Ministerio de Economía.

Una vez más el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha respaldado las propuestas argentinas para hacer sostenible el servicio de su deuda, renovó sus deseos de que las partes continúen "las negociaciones hacia un acuerdo".

Argentina tiene una deuda de 44.000 millones de dólares con el FMI. La deuda pública argentina totaliza unos 324.000 millones de dolares, equivalentes a casi 90% de su Producto Interno Bruto.

El país entró técnicamente en default el 22 de mayo, cuando incumplió el pago de 500 millones de dólares de tres bonos sujetos al canje.

En esta negociación hay bonos de 2005 y 2010, producto de una anterior reestructuración durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), y también nuevos títulos emitidos a partir de 2016, durante el mandato de Mauricio Macri (2015-2019).

Si los tiempos se alargan, otros bonos caerán en default. Hay vencimientos previstos para fines de junio, que contando el periodo de gracia podrían extenderse hasta fines de julio.

El fantasma de una cesación de pago sigue rondando entre los argentinos por el golpe que podría significar, no solo a nivel macroeconómico, sino también para sus bolsillos, en un país con 35% de la población en la pobreza y una inflación que alcanzó el 53% en 2019, una de las más altas del mundo.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.