AFP internacional

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura (i), y el mediador ruso Alexander Lavrentiev, participan en las negociaciones de paz en Siria el 4 de mayo de 2017 en Astaná

(afp_tickers)

Rusia e Irán, aliados del régimen sirio, y Turquía, que apoya a los rebeldes, firmaron este jueves en Astaná un memorándum sobre la instauración de "zonas de seguridad" en Siria, con el fin de imponer una tregua duradera en varias regiones.

Los jefes de las delegaciones de los tres países, padrinos de las negociaciones de paz en Astaná, capital de Kazajistán, firmaron el documento "sobre la creación de zonas de distensión en Siria", declaró el ministro de Asuntos Exteriores kazajo, Kairat Abdrajmanov, al término de estas negociaciones.

Según el texto del acuerdo, del que la AFP ha podido consultar una copia, los tres países garantes deberán ahora definir, antes del 4 de junio, los límites de esas zonas. Su validez será de "seis meses con posibilidad de prórroga", declaró el enviado especial del presidente ruso Vladimir Putin para Siria, Alexandre Lavrentiev.

"Estamos contemplando la posibilidad de que no tengan límite de tiempo", añadió Lavrentiev, que consideró que este acuerdo "allanará el camino hacia la preservación de la unidad de Siria".

Un grupo de trabajo conformado por representantes de los tres países garantes deberá ser constituido antes de dos semanas.

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, quien también se encontraba en Astaná, calificó este jueves de "día importante", mientras que el secretario general del organismo, Antonio Guterres, citado por su portavoz en Nueva York, dijo estar "alentado" y comentó que "será crucial ver si este acuerdo realmente mejora la vida de los sirios".

Los emisarios del régimen de Damasco y los rebeldes presentes en la capital kazaja no suscribieron, sin embargo, el acuerdo.

Inclusive, uno de los miembros de la delegación rebelde alzó la voz para protestar contra la firma del documento por parte de Irán, país que apoya al presidente sirio Bashar al Asad. El individuo acabó abandonando la sala, según una periodista de la AFP presente en el lugar.

"No participamos en este acuerdo, es un acuerdo entre esos tres países. Por supuesto, no aceptamos que Irán (...) sea garante de este pacto", denunció Usama Abu Zeid, el portavoz de la delegación rebelde.

- 'Pacificación' -

Estados Unidos, país observador en Astaná, saludó con gran prudencia este acuerdo y declaró en un comunicado "apoyar todo esfuerzo que pueda verdaderamente reducir la violencia en Siria".

"Estamos preocupados (...) por la implicación de Irán como pretendido garante (ya que sus) acciones en Siria no han hecho más que alimentar la violencia", comentó la nueva portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert.

El plan ruso salió a luz el martes durante una conversación telefónica entre el presidente ruso y su homólogo americano Donald Trump.

El plan establece unas "zonas de seguridad", también llamadas "de distensión", un término difuso que podría acercarse a la idea de una zona tampón, sin que esto implique, no obstante, un despliegue masivo de soldados para asegurar el alto el fuego.

Según el texto, las "zonas de distensión" se crearán en el conjunto de la provincia de Idlib (noroeste), en las zonas delimitadas en el centro por las provincias de Latakia, Alepo, Hama, Homs y de Damasco con Guta oriental, así como en las zonas delimitadas por las regiones de Daraa y Quneitra.

La primera versión de este proyecto, consultado en árabe por la AFP, preveía la creación de cuatro zonas únicamente.

- 'Nuevo concepto' -

Según esta versión, "las zonas de seguridad" estarán formadas alrededor de las "zonas de distensión" con puestos de control y centros de supervisión, controlados conjuntamente por "las fuerzas de los países garantes bajo la base del consenso".

Los territorios concernientes serán zonas de exclusión aérea "con la condición de que no haya ninguna actividad militar en las zonas", según Putin.

Este plan favorecerá "el diálogo político entre los beligerantes", explicó el miércoles Putin. Además afirmó que "este consenso político debe conllevar, a fin de cuentas, un restablecimiento completo de la integridad territorial del país".

La lucha contra las "organizaciones terroristas", tales como el grupo del Estado Islámico y el Frente Fateh al-Cham, antigua rama de Al Qaeda en Siria, se mantendrá pese a la constitución de estas zonas.

Erdogan estimó este jueves que este "nuevo concepto" permitirá resolver el conflicto sirio al "50%", una guerra que ha causado más de 320.000 muertos y un millón de desplazados desde marzo de 2011.

AFP

 AFP internacional