AFP internacional

Las fuerzas pro-gubernamentales sirias maniobran un tanque en el barrio de Qabun, en las afueras de Damasco, el 13 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El gobierno sirio alcanzó un acuerdo con los insurgentes para la evacuación de estos últimos en un nuevo barrio de Damasco, informaron el sábado la agencia de prensa oficial siria, Sana, y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El acuerdo prevé la partida de rebeldes del barrio de Qabun se produjo tras el avance de las tropas del presidente sirio, Bashar Al Asad, en ese sector y tras las evacuaciones, esta semana, de otros dos barrios de la capital, Barzé y Teshrin, en manos de los insurgentes.

"Las operaciones militares se interrumpieron en el barrio de Qabun esta tarde después de que las organizaciones terroristas anunciaran haber aceptado (...) la salida" de sus combatientes, indicó Sana.

El régimen sirio y los medios estatales utilizan el término "terrorista" para designar tanto a los rebeldes como a los yihadistas.

El OSDH también informó del acuerdo cerrado para la evacuación de insurgentes y agregó que su destino final todavía no estaba claro.

Sin embargo, es en este punto en el que tropiezan las negociaciones. Algunos rebeldes reclaman instalarse, tras ser evacuados, en Ghuta Oriental, feudo insurgente al este de Damasco, en lugar de en la provincia de Idlib (noroeste), como se hizo con casi la totalidad de los insurgentes y civiles evacuados de otras zonas.

El sábado, las fuerzas gubernamentales progresaron en Qabun y tomaron el control del 80% del barrio, según el OSDH.

El viernes, más de 1.200 civiles e insurgentes fueron evacuados de Barzé y Teshrin y tomaron rumbo a la provincia de Idlib.

Además de Barzé, Qabun y Tishrin, los rebeldes están presentes en otros tres barrios de la capital siria: Jobar, Tadmun y Yarmuk.

Más de 320.000 personas han perdido la vida en Siria desde que comenzaran las revueltas antirrégimen en 2011, que se tornaron en guerra civil a raíz de una dura represión.

AFP

 AFP internacional