Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El director ejecutivo de Oxfam, Mark Goldring (I) el 12 de febrero de 2018 en Londres

(afp_tickers)

El escándalo seguía sacudiendo este martes a la oenegé británica Oxfam tras conocerse nuevas denuncias de acoso sexual y encubrimiento en Sudán del Sur, en tanto el presidente de Haití tildó el comportamiento de algunos de sus empleados en su país como "indigno y deshonesto".

Las últimas revelaciones de Helen Evans, directora de prevención interna de Oxfam entre 2012 y 2015, a Channel 4 versan sobre la existencia de una "cultura de abusos sexuales en ciertas oficinas", en particular violaciones o intentos de tales en Sudán del Sur, y agresiones a voluntarios menores en tiendas de la oenegé en Reino Unido.

Estas nuevas acusaciones surgieron después de revelaciones sobre el recurso a los servicios de prostitutas y potenciales abusos sexuales por parte de ciertos agentes de Oxfam en Chad y Haití.

Según una investigación interna de la organización sobre 120 personas en tres países entre 2013 y 2014, o sea, entre el 11 y 14% del personal desplegado fueron víctimas o testigos de agresiones sexuales. En Sudán del Sur, cuatro personas sufrieron violaciones o intentos de tales.

"Esto concierne a actos de asalariados sobre otros. No hemos realizado la investigación entre los beneficiarios de nuestros programas de ayuda. Pero yo estaba extremadamente inquieta por estos resultados", comentó Evans.

Otro caso fue la agresión a un menor por parte de un adulto cometida en una tienda de Oxfam en Gran Bretaña, lo que entrañó acciones legales, reveló. Según Channel 4, cinco casos de "comportamientos inapropiados" por parte de adultos sobre menores fueron revelados por la oenegé en 2012-2013, y siete al año siguiente.

Evans acusó a altos directivos de no haber actuado en su momento.

Une reunión prevista para tratar estos temas fue finalmente anulada, puesto que el director general de Oxfam, Mark Goldring, consideró que no hay "nada que añadir" al informe.

Esta serie de revelaciones han causado indignación en Gran Bretaña, donde Oxfam recibió 31,7 millones de libras (35,7 millones de euros, 43,8 millones de dólares) del gobierno el año pasado.

Algunos comentaristas han dicho que el escándalo debería provocar un replanteamiento del compromiso de Gran Bretaña de gastar el 0,7% de su ingreso nacional en ayuda exterior, un objetivo de la ONU que muy pocos países en el mundo respetan.

- 'Violación a la dignidad humana' -

Por su parte, el presidente haitiano, Jovenel Moise, también denunció el escándalo sexual que involucra a dirigentes de Oxfam en el país caribeño, tachando la situación como una "violación extremadamente grave a la dignidad humana".

Representantes de la oenegé fueron convocados el jueves por el ministerio de la Planificación y Cooperación exterior haitiano para dar explicaciones.

"No hay nada más indigno y deshonesto que un predador sexual que utiliza su posición en el marco de la respuesta humanitaria a una catástrofe natural para explotar a las personas necesitadas en sus momentos de gran vulnerabilidad", añadió Moise.

El ministro de Planificación haitiano, Aviol Fleurant, declaró este martes por la mañana: "Hemos sabido, no sin consternación, que la ONG Oxfam estaría implicada en crímenes sexuales a menores en Haití inmediatamente después del seísmo devastador del 12 de enero de 2010".

La directora adjunta de la ONG Oxfam, Penny Lawrence, renunció el lunes tras asumir la "entera responsabilidad" por los escándalos en Haití y Chad.

Lawrence explicó que los comportamientos inapropiados "del director (de la ONG) en Chad y su equipo" ya habían sido "señalados antes de ir a Haití". "No respondimos de forma adecuada", reconoció, asumiendo su responsabilidad.

Tras esta serie de acusaciones, la secretaria de Estado británica, Penny Mordaunt, escribió a todas las oenegés para que refuercen sus controles internos.

Para Mike Jennings, director de estudios sobre Desarrollo en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres, las situaciones de emergencia constituyen un ambiente propicio a los abusos. "Hay personas extremadamente vulnerables (...) y otras con accesoa a recursos, lo que les brinda poder", comentó a la AFP.

Estima que las ONG deben conciliar dos objetivos contradictorios, entre la necesidad de poner en marcha procedimientos internos de control, y las expectativas de los donadores.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP