Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces primer ministro francés, François Fillon, coloca el espejo retrovisor de un Formula Renault V6 durante unos ensayos privados en el circuito de Le Mans el 1 de noviembre de 2007

(afp_tickers)

El candidato de la derecha a la elección presidencial francesa, François Fillon, presuntamente desvió dinero procedente de fondos públicos cuando era senador, según los medios franceses, acusaciones que se suman a las de los presuntos empleos ficticios de su mujer.

El semanario Le Journal du Dimanche afirma que entre 2005 y 2007, cuando era senador, "François Fillon recibió siete cheques a su nombre", uno por trimestre, por "un monto total del orden de 21.000 euros" correspondiente al "saldo de créditos de asistentes".

Según la página web de información Mediapart, el ex primer ministro "se llevó a su bolsillo una parte de los créditos reservados en teoría a la remuneración de los asistentes, gracias a un sistema de comisiones ocultas".

El sábado por la noche, Mediapart estimaba que las sumas no superaban los 25.000 euros.

Estas nuevas acusaciones vuelven a comprometer al candidato conservador, que se encuentra ya inmerso en el escándalo desatado por los presuntos empleos ficticios de su mujer, Penelope.

Contactado este domingo por la mañana por la AFP, el entorno de François Fillon dijo que no hacía "ningún comentario sobre un asunto judicial en curso".

Eric Ciotti, diputado del partido de Fillon, Los Republicanos, declaró por su parte que el caso de cajas ocultas del Senado "no afecta directamente ni personalmente a François Fillon".

Desde noviembre de 2013, dos jueces de instrucción investigan sobre supuestos casos de desvío de fondos públicos mediante sistemas ocultos en beneficio de senadores o exsenadores del partido UMP, ahora llamado Los Republicanos.

Esta investigación se ha visto acelerada en estas últimas semanas con varias inculpaciones, entre ellas la del extesorero del grupo UMP en el Senado.

En total, seis personas han sido inculpadas en este caso, que concierne un periodo posterior a 2009.

François Fillon, que dejó el Senado en 2007, no debería verse implicado en esta investigación.

El candidato de la derecha dijo que "peleará hasta el final" en la campaña de cara a las presidenciales de abril en Francia, sin dejarse derribar por las acusaciones sobre presuntos empleos ficticios de su esposa como asistente parlamentaria.

Ex primer ministro y candidato de la derecha ganador de las elecciones primarias de noviembre pasado, Fillon replicó a esas acusaciones en una entrevista que publica este domingo el semanario Le Journal du Dimanche.

"¿Cómo no considerar que existen fuerzas obrando para hacerme callar y debilitar mi candidatura, o incluso impedir que me presente? ¿Cómo explicar tal violencia? ¿A qué clan estoy molestando? ¿Qué intereses he cuestionado?", se interroga Fillon.

"Se trata de una grosera manipulación, pero estoy seguro de que la justicia no se dejará manejar por estas maniobras que apestan a calumnia", agregó el candidato de Los Republicanos (LR, derecha) a la elección presidencial francesa.

"No dejaré que me derriben (...) No hay que darles el derecho a arruinar la democracia. Por esa razón, voy a pelear con todas mis fuerzas. Y hasta el final", advierte Fillon, antes de agregar que "sobre el fondo" del asunto sólo responderá "ante la Justicia" y que no se someterá "a un tribunal mediático".

El semanario satírico Le Canard Enchaîné asegura que Penelope Fillon, esposa del candidato, cobró 500.000 euros como asistente parlamentaria de su esposo y luego de su suplente en la cámara.

"Los niveles de remuneración son falsos", retruca el candidato.

Según el semanario, Penelope Fillon recibió una remuneración entre 1998 y 2002, cuando su marido era diputado.

Luego pasó a ser asistente del suplente de su marido cuando Fillon pasó a integrar el Gobierno, entre 2002 y 2007, y nuevamente en 2012.

Penelope Fillon cobró además 5.000 euros mensuales por trabajar -ficticiamente, según el semanario- para el mensual literario Revue des Deux Mondes, propiedad de un amigo del ex primer ministro.

En la misma entrevista, Fillon se coloca a sí mismo a la derecha de todos los demás principales candidatos de la contienda electoral de abril -incluyendo la extrema derecha de Marine Le Pen- que, según él, conforman actualmente "las cuatro izquierdas" de Francia.

"La primera es la izquierda pura, dura, roja. Es (Jean-Luc) Melenchon, el Fidel Castro de YouTube", explica Fillon, antes de señalar a "la segunda izquierda", el Partido Socialista, cuyos integrantes "se devoran entre sí" en la primaria que se define este domingo.

Luego viene "la izquierda número 3", encabezada, según Fillon, por Emmanuel Macron, exministro de Economía del Gobierno socialista saliente, un candidato que va viento en popa en las encuestas pero que no participa en las primarias.

Para terminar, Fillon menciona con ironía a la "izquierda número 4" que, según él, encarna el Frente Nacional, de Marine Le Pen, porque preconiza "la salida del euro", "la jubilación a los 60 años", el "aumento del salario mínimo" y la contratación "ilimitada" de empleados públicos.

"El original es Melenchon, la copia es Marine Le Pen", remata el candidato de la derecha.

AFP