Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El piloto alemán de Fórmula 1 Nico Rosberg, durante el Gran Premio de Abu Dabi, el 29 de noviembre de 2015, en el circuito de Yas Marina, donde presuntamente pretendía atentar un ciudadano emiratí vinculado al grupo Estado Islámico

(afp_tickers)

Un ciudadano emiratí fue acusado formalmente de estar vinculado al grupo Estado Islámico (EI) y haber planificado un atentado contra el circuito de Fórmula 1 de Abu Dabi, señala este martes la prensa local.

En una audiencia celebrada el lunes ante el Tribunal de Seguridad del Estado, a la que no se invitó a la prensa internacional, el acusado escuchó los siete cargos presentados en su contra.

El sospechoso, identificado sólo por las iniciales M. A. H., está acusado de tener la intención de colocar bombas en el circuito de Fórmula 1, en una tienda de Ikea en la isla de Yas y en varios autobuses para turistas extranjeros en Abu Dabi. También se le acusa de haber planeado atentados contra una base militar estadounidense en los Emiratos y contra altos responsables del país.

Según el Gulf News, que cita a los fiscales, trató de unirse a los yihadistas del EI en Irak, "pero como no logró ir allí, eligió trabajar en los Emiratos en apoyo a la organización terrorista".

El hombre rechazó todas las acusaciones y se quejó de haber sido puesto en régimen de aislamiento durante seis meses, después de haber sido detenido el 21 de noviembre de 2014, indicó el diario The National.

Su esposa, Alaa Al Hashemi, de 30 años, fue ejecutada el 13 de julio, tras ser condenada a muerte por el asesinato de una profesora estadounidense, el 1 de diciembre de 2014 en los baños de un centro comercial de Abu Dabi con un cuchillo de cocina.

Emiratos Árabes Unidos, donde la población local representa apenas el 10%, se unieron en septiembre de 2014 a la coalición internacional antiyihadista en Siria.

Los ataques imputados a yihadistas o personas que se inspiran de grupos extremistas son muy escasos en esta rica monarquía del Golfo, que aplica con los islamistas radicales una política de 'tolerancia cero'.

AFP