Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, habla por teléfono con el entonces presidente electo de EEUU, Donald Trump, el 10 de noviembre de 2016 en su despacho en Camberra

(afp_tickers)

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, fue acusado este jueves de haber "comprado" su victoria electoral el año pasado, tras haber reconocido haber donado personalmente más de un millón de euros para financiar la campaña del Partido Liberal.

El exbanquero multimillonario había evitado hasta el momento toda cuestión acerca de la financiación de su formación, pero cambió de opinión en una entrevista con la Australian Broadcasting Corporation.

"Contribuí con 1,75 millones de dólares australianos (1,2 millones de euros), esa es mi contribución", declaró el miércoles por la noche. "Hubo conversaciones y especulaciones sobre el tema, así que ya ven", agregó.

Según el Sydney Morning Herald, se trataría de la donación personal más importante de la historia de Australia.

La coalición conservadora dominada por el Partido Liberal ganó por poco margen las legislativas del pasado julio.

"Esto apesta. Malcolm Turnbull tuvo que pagar para salir de un aprieto", declaró Jim Chalmers, "ministro de Finanzas" del gabinete fantasma. "No podía ganar las elecciones por su propio mérito y tuvo que sacar su billetera. Si no tuviera 1,75 millones de dólares que perder, no sería el líder del Partido Liberal y no sería primer ministro", lanzó.

Según la prensa, estos fondos sirvieron para sufragar anuncios publicitarios, correspondencia masiva y sondeos.

La fortuna de Turnbull está estimada en 200 millones de dólares australianos.

El ministro de Finanzas, Scott Morrison, denunció un intento de "difamación sórdida" por parte de "un politicucho sórdido, perteneciente a un partido de politicuchos sórdidos, dirigido por Bill Shorten".

Los partidos políticos australianos se financian en función de sus resultados electorales. Pero reciben el dinero únicamente después de las elecciones y tienen que pedir donativos para los gastos de campaña.

Toda donación superior a 13.000 dólares australianos debe declararse. El pago de Turnbull no figuraba en los datos que publicó esta semana la Comisión Electoral australiana sobre el ejercicio cerrado el 30 de junio.

La presión en torno a Turnbull fue creciendo poco a poco para que se pronunciara sobre el tema.

AFP