Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ex primera dama de EEUU Nancy Reagan asiste a la presentación en Washington de una estatua en homenaje a su fallecido esposo, el expresidente Ronald Reagan, el 2 de junio de 2009

(afp_tickers)

La exprimera dama de Estados Unidos Nancy Reagan, fiel esposa e influyente consejera del expresidente Ronald Reagan, falleció este domingo en Los Ángeles a los 94 años, víctima de una insuficiencia cardíaca.

Sus restos serán enterrados en la Biblioteca y Museo Presidencial de Ronald Reagan en la localidad californiana de Simi Valley, donde su esposo descansa tras morir el 5 de junio de 2004 a causa del Alzhéimer que padeció durante diez años.

Los ciudadanos podrán rendirle un último tributo antes del funeral, de acuerdo con la portavoz de la institución Joanne Drake, cuyos detalles serán anunciados en las próximas horas.

Actriz de películas de serie B de Hollywood, Nancy Reagan pasó a la historia por ser mucho más que la mujer del hombre que gobernó el país entre 1981 y 1989.

Fue su sombra y su gran apoyo en los momentos cruciales de su mandato, lo que le valió numerosas críticas.

"Redefinió el papel de primera dama", aseguraron el mandatario Barack Obama y su esposa Michelle, en un cálido mensaje en el que describieron du tarea como "ejemplar".

Entendió que su función en la Casa Blanca iba más allá de acudir a actos benéficos y presidir cenas de gala para gobernantes de todo el mundo.

"Reagan sabía hacia dónde quería ir. Pero ella tenía un mejor sentido de lo que él necesitaba para llegar a su objetivo. Fue la que más hizo para ayudarle a lograr lo que quería", escribió un día el biógrafo Lou Cannon sobre el expresidente.

Dio su visto bueno a las personas que entraban y salían del equipo de gobierno y nunca se reprimió de comunicar su opinión sobre el rumbo que debía seguir el país.

"Durante ocho años dormí con el presidente. Si eso no te da un acceso especial, ¡no sé lo qué te lo da!", dijo un día.

Acérrima anticomunista, sus consejos sobre la relación entre Estados Unidos y la URSS fueron clave para que el presidente Reagan liderara la estrategia armamentística que terminó por desmontar el bloque soviético y poner fin a la Guerra Fría.

Como primera dama también hizo suya la lucha contra las drogas abanderando la campaña "Just Say No". La ley que penalizó con una pena mínima el consumo de sustancias fue su triunfo personal.

Ademas causó un revuelo apoyando las investigaciones con células madre, en contra de las creencias del partido Republicano del presidente.

- Más que un matrimonio -

Pero la mayoría de los estadounidenses la recuerdan por su devoción a la hora de cuidar de su esposo enfermo a lo largo de diez años.

"Se convirtió en la voz de millones de familias que sufrían la agotadora y dolorosa realidad del Alzhéimer", señaló el matrimonio Obama.

Tras la muerte de su marido siguió apoyando los tratamientos destinados a mejorar y salvar la vida de los pacientes.

"Fue ferozmente leal a su amado esposo y esta devoción solo fue igualada por su devoción a este país", recordaron el exmandatario George W. Bush y su mujer Laura.

Bill y Hillary Clinton destacaron su "fuerte carácter, puesto a prueba cuando intentaron asesinar al presidente" el 30 de marzo de 1981.

El país revivió la pesadilla que supuso el ataque contra el mandatario John F. Kennedy, pero Reagan tuvo más suerte y salió del hospital unas semanas después.

Nancy no se separó de su cama, como nunca lo hizo a lo largo de sus 52 años de matrimonio.

La clase política estadounidense también lloró la muerte de la exprimera dama.

El aspirante presidencial demócrata Bernie Sanders dijo que Nancy Reagan "tenía un gran corazón", mientras que el empresario Donald Trump, favorito del lado republicano dijo que fue "una mujer increíble".

El exgobernador de California Arnold Schwarzenegger dijo que ella "dejó su huella en el mundo", al tiempo que la actriz Joan Collins anunció que su muerte marca "el fin de una era".

Ronald y Nancy Reagan se casaron el 4 de marzo de 1952, cuando ambos luchaban por convertirse en grandes estrellas de Hollywood. Él tenía un contrato con el estudio Warner Brothers y ella trabajaba para la Metro-Goldwyn-Mayer (MGM).

Tuvieron dos hijos, aparcaron sus sueños cinematográficos y él se metió en política.

Mientras Reagan gobernó California entre 1967 y 1975, ella empezó a desenvolverse en las esferas políticas poniendo toda su atención a los veteranos de guerra.

Su llegada a la Casa Blanca fue complicada. "No hay un trabajo definido para la primera dama. Solo está ahí porque su marido ha sido elegido", explicó una vez.

Pero el amor y la dedicación a su país la convirtió en una de las personas más influyentes del siglo XX.

"Mi vida comenzó realmente el día que me casé con mi esposo", aseguró en una ocasión.

Ahora "vuelve a estar al lado del hombre que amó", afirmó su hijastro Michael.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP