Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El director de Air France en Orly, Pierre Plissonnier, intenta cruzar la valla ayudado por el personal de seguridad en Roissy-en-France, después de que cientos de empleados irrumpieran en una reunión del comité de empresa, el 5 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Air France suspendió este jueves de empleo y sueldo a cinco empleados, imputados en Francia por las agresiones que sufrieron dos de sus dirigentes durante una reunión del comité de empresa, el 5 de octubre.

La aerolínea francesa abrió expedientes disciplinarios a una veintena de empleados, que afrontan sanciones que van desde la amonestación hasta el despido, precisó Air France.

Los cinco empleados, que serán juzgados el 2 de diciembre por un delito de "violencias agravadas", fueron suspendidos de empleo y sueldo por haber cometido una "falta grave", indicó la compañía.

"Tras haber criminalizado el sufrimiento de los empleados, la dirección riza el rizo atacando a los sueldos y al empleo", reaccionó el sindicato CGT, que denunció una sanción "inaceptable y poco propicia a la vuelta a un diálogo social apaciguado". La CGT comunicó, además, su intención de recurrir esas suspensiones por vía judicial, basándose en la "presunción de inocencia".

En derecho francés, la suspensión de empleo y sueldo es una medida provisional que permite a una empresa apartar a un empleado, a la espera de una sanción que puede llegar hasta el despido.

Los cinco suspendidos, de entre 35 y 48 años, son empleados de las divisiones de transporte de carga y de mantenimiento de Air France. Algunos son integrantes de la CGT, según una fuente cercana a la investigación.

Todos comparecieron el martes ante un juez tras pasar cerca de 30 horas en detención preventiva. La víspera, su arresto había suscitado duras críticas de los sindicatos y responsables de izquierdas.

La justicia sospecha que tuvieron un papel activo en los disturbios del 5 de octubre, cuando cientos de empleados irrumpieron en una reunión del comité de empresa, en la que la aerolínea quería informar a los sindicatos de su proyecto de reestructuración.

Las imágenes de dos dirigentes de Air France, que fueron agredidos y tuvieron que huir corriendo del lugar, con las camisas hechas jirones, se emitieron en todo el mundo.

AFP