Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El bote naufragado donde viajaban unos refugiados rohinyá desde Birmania, de los cuales al menos 14 murieron, el 28 de septiembre de 2017 en la playa de Inani, en el sureste de Bangladés

(afp_tickers)

Al menos 14 refugiados rohingyás que huían de Birmania murieron en el naufragio de su embarcación en el golfo de Bengala, anunció este jueves la policía de Bangladés.

"Hasta ahora 14 cuerpos han sido arrastrados hasta cerca de la playa de Inani. Son rohinyás", declaró a la AFP Fazlul Karim, agente de policía de Cox's Bazar (sur de Bangladés). Las víctimas son diez niños y cuatro mujeres", precisó.

Según testigos, el barco se hundió este jueves no muy lejos de la orilla.

"Naufragaron ante nuestros ojos. Unos minutos más tarde, las olas arrastraron los cuerpos a la playa", relató Mohammad Sohel, un vendedor de la playa.

Un superviviente del naufragio contó a un periodista de la AFP sobre el terreno que la embarcación había partido el miércoles por la noche de un pueblo costero de Rakáin, en el oeste de Birmania, rumbo a Bangladés.

"El barco tocó algo por debajo cuando se acercaba a la playa. Luego volcó", dijo a la AFP, llorando. Perdió a su esposa y a un hijo.

El balance humano podría agravarse, pues el mar podría no haber arrastrado todos los restos.

Casi 480.000 rohinyás cruzaron desde finales de agosto al vecino Bangladés para escapar a la campaña de represión orquestada por el ejército birmano a raíz de una serie de ataques de rebeldes rohinyás contra varias comisarías de policía.

La ONU considera que el ejército birmano y las milicias budistas están llevando a cabo una "limpieza étnica" contra esta minoría musulmana en el estado de Rakáin, una región históricamente convulsa.

El éxodo de rohinyás a Bangladés provocó una de las más importantes crisis humanitarias de Asia en lo que va de siglo.

La marea humana ha desbordado a las autoridades y las ONG que gestionan los gigantescos campamentos levantados en la frontera, donde se reúnen todas las condiciones para que aparezcan epidemias de cólera, disentería o diarrea.

Los rohinyás, la mayor comunidad apátrida del mundo, son considerados extranjeros en Birmania, un país con un 90% de la población budista.

En Bangladés ya se encontraban, al menos, 300.000 refugiados rohinyás, llegados a ese país a raíz de anteriores oleadas de violencia.

En lo que va de mes, al menos 120 rohinyás murieron en naufragios, según un recuento de la policía bangladesí.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP