Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Paquistaníes heridos permanecen en camillas de un hospital luego de un atentado contra una procesión chií, en Jacobabad, en el sur del país, el 23 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Al menos 16 personas murieron y docenas resultaron heridas en un supuesto ataque suicida este viernes contra una procesión chiita en la ciudad de Jacobabad (sur), informaron la policía y personal médico.

"Muchos heridos y cuerpos fueron llevados al Hospital civil", dijo a la AFP el oficial de la policía Zafar Iqbal, quien previamente lo había descrito como un ataque suicida, pero más tarde matizó que la policía aún lo estaba investigando.

Shah Zaman Joro, un importante cargo de la administración local dijo que 16 personas murieron y 28 estaban hospitalizadas.

El ataque se produjo a las puertas de la residencia de un líder chiita local mientras los devotos se preparaban para la principal procesión en la ciudad, con motivo del mes sagrado de Muharram, indicó Iqbal.

El comandante de la policía regional, Sain Rajio Mirani, dijo a la AFP que la "evidencia inicial" sugiere que el ataque fue realizado por un suicida y que una unidad especializada en la lucha antiterrorista fue movilizada desde Karachi.

El funcionario confirmó que seis de las víctimas son niños.

El director de un hospital local, el doctor Altaf Wagan, confirmó por su parte que al menos 15 cuerpos y docenas de heridos fueron llevados a este establecimiento, y apuntó que otros lesionados habían sido trasladados a otros dos hospitales cercanos.

Por su parte, el ministro provincial de Transportes, Mumtaz Jajarani, presente en el hospital, dijo que en el ataque hubo entre 15 y 20 "mártires", y explicó que al hospital habían acudido varios manifestantes y que algunos habían provocado daños en el equipamiento del centro.

"Los médicos tienen miedo de lo agitada que está la gente", informó el delegado regional del ministerio de salud, Jam Mehtab Dahar. "Hago un llamado a los manifestantes a que se calmen y nos ayuden a tratar a los heridos".

Los testigos del ataque contaron que los heridos fueron trasladados en ambulancias pero también en taximotos, y confirmaron que muchas de las víctimas son niños.

"Estábamos a unos tres kilómetros del lugar cuando escuchamos la explosión", contó a la AFP Jan Odhano, activista de derechos humanos en Jacobabad. "Nos apresuramos para llegar al lugar. Vimos gente corriendo, en medio de gritos y lamentos, había sangre en la ropa de la gente".

- Alto riesgo de ataques -

En Pakistán, la violencia sectaria, en particular los ataques de sunitas contra chiitas, es común y ha dejado miles de víctimas en el país, donde un 20% de la población pertenece a esta rama del islam.

Hace dos años, los enfrentamientos entre sunitas y chiitas causaron la muerte de 11 personas en la ciudad de Rawalpindi, cerca de Islamabad.

El jueves en otro ataque contra una mezquita chiita 11 personas murieron y otras 12 resultaron heridas.

Para prevenir los ataques durante el mes sagrado del Muharram, en el que los chiitas conmemoran el martirio del imán Husein, nieto del profeta Mahoma, las autoridades paquistaníes desplegaron 10.000 soldados y 6.000 hombres armados.

El analista político y de seguridad Hasan Askari dijo a la AFP este viernes que esta nueva ola de ataques contra los chiiitas muestra que la violencia sigue latente.

"Aparentemente estos grupos han cambiado las tácticas de los ataques", afirmó. "Ahora están atacando ciudades más pequeñas por que en las grandes aglomeraciones hay más medidas de seguridad".

AFP