Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre camina cerca de un edificio en llamas tras un bombardeo aéreo por parte de las fuerzas gubernamentales en la región rebelde del este de Ghouta, a las afueras de Damasco, el 8 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El triple atentado suicida con coche bomba del jueves en el noreste de Siria mató a por lo menos 22 civiles, informó este viernes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

La OSDH había informado inicialmente, el jueves, de la muerte de 12 personas, sin precisar si eran civiles, después de que tres suicidas hicieran estallar sus coches bomba en distintos lugares de la ciudad de Tall Tamer, situada en la provincia de Hasaké.

"Al menos 22 civiles, incluidas cuatro mujeres y un médico, murieron y este balance puede todavía aumentar porque hay muchos heridos", afirmó en un primer momento Rami Abdel Rahman, director del OSDH. "También hay muertos en las filas de las fuerzas de seguridad kurdas", añadió, pero se desconoce cuántos.

Según Abdel Rahman, se produjo una explosión cerca de un hospital y otra en las inmediaciones de un puesto de las fuerzas kurdas.

Tall Tamer, ciudad controlada por las fuerzas kurdas sirias, fue blanco de ataques del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en varias ocasiones. El del jueves no ha sido reivindicado.

En Alepo (norte), 12 personas, entre ellas siete niños, han muerto en las últimas 24 horas en bombardeos rebeldes en barrios de la ciudad controlados por el régimen de Bashar al Asad, añadió el OSDH.

Desde 2012, las fuerzas gubernamentales controlan la parte oeste de la ciudad de Alepo y los insurgentes la este. Los barrios rebeldes de la antigua capital económica de Siria suelen ser blanco de ataques aéreos de las fuerzas del régimen.

AFP