Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados del régimen sirio caminan por una zona próxima al aeropuerto de Kweires, el pasado 16 de octubre cerca de Alepo, al norte de Siria

(afp_tickers)

Al menos 22 personas murieron y 62 resultaron heridas este martes por la caída de dos obuses en el este de la ciudad de Latakia, un feudo del régimen sirio, indicó la televisión oficial.

Se trata de uno de los bombardeos con más víctimas en esta ciudad que, desde que empezó la guerra en Siria en 2011, había estado relativamente alejada del conflicto.

Los combates tienen lugar en el este y el norte de la provincia de Latakia, entre varios grupos rebeldes y el Ejército sirio, que tiene el apoyo de los milicianos chiíes del Hezbolá libanés.

En Damasco, otro feudo del régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, una persona murió y otras cinco resultaron heridas por disparos de obús lanzados por los rebeldes en algunos barrios, indicó la agencia oficial Sana.

En la ciudad rebelde de Duma, a las afueras de Damasco, cuatro civiles, entre ellos un niño, murieron este martes por disparos de cohetes del Ejército, indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Duma es con frecuencia objetivo de los ataques del régimen.

Por otra parte, el Ejército de Siria rompió este martes el asedio impuesto desde hace más de dos años por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) al aeropuerto de Kweires, cerca de Alepo (norte del país), constató la AFP, una información confirmada por la televisión estatal.

Las tropas del régimen entraron por la tarde al aeropuerto y los soldados dispararon al aire como señal de celebración.

Los militares lograron acceder al aeropuerto por el ala oeste, pero combatientes del EI siguen presentes en otras zonas del aeródromo, según el fotógrafo de la AFP.

Este aeropuerto, situado al este de Alepo, estaba asediado por los yihadistas del EI desde la primavera de 2014 y, antes, por los rebeldes.

AFP