Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El lugar del atentado perpetrado contra unos peregrinos chiitas en la zona de Nahrawan, en Bagdad, el 30 de abril de 2016

(afp_tickers)

Al menos 23 personas murieron este sábado en un atentado con coche bomba contra una peregrinación chiita cerca de Bagdad, donde prosiguen las manifestaciones a favor de reformas en el país.

El país se encuentra desde hace semanas en medio de una tormenta política, tras los intentos del primer ministro, Haider al Abadi, de cambiar el Gobierno.

Tanto Washington como Naciones Unidas advierten de que esta crisis puede desviar la atención del objetivo de luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que a menudo perpetra atentados contra civiles.

En el atentado contra una peregrinación chiita cerca de Bagdad murieron al menos 23 personas y resultaron heridas otras 38. La bomba estalló en una carretera de la zona de Nahrawan por la que pasan los peregrinos chiitas para ir a la tumba de Musa al Kazim, en el norte de la capital, para las conmemoraciones anuales, informaron fuentes de seguridad iraquíes.

El grupo EI reivindicó el ataque y dijo que fue perpetrado por un suicida que hizo estallar su vehículo cargado con tres toneladas de explosivos. El EI considera la mayoría chiita de Irak como herejes.

Kazim, el séptimo de los doce imanes del chiismo, murió envenenado en la cárcel en el año 799 por orden del califa abásida Harun al Rachid. Cada año, millones de peregrinos procedentes de Irak y del vecino Irán acuden al lugar santo.

El EI controla zonas extensas del territorio iraquí al oeste y al norte de Bagdad, pero las fuerzas iraquíes, con el apoyo de la coalición liderada por Estados Unidos, está recuperando muchas áreas.

Durante la peregrinación del año pasado, varios ataques contra los participantes se saldaron con al menos 13 personas fallecidas.

- Protestas en Bagdad -

Al mismo tiempo, en la calles de Bagdad se manifestaban cientos de personas para presionar al Gobierno para llevar a cabo las reformas gubernamentales.

Los manifestantes se reunieron en la plaza Tahrir Square y por la tarde penetraron en la Zona Verde, sometida a fuertes medidas de seguridad porque alberga numerosas instituciones del país y luego entraron en el interior del Parlamento. Algunos de ellos saquearon parte del edificio mientras otros les pedían a gritos que actuaran "pacíficamente" e intentaban evitar los destrozos.

Las protestas degeneraron al enterarse los manifestantes de que los diputados no se habían puesto de acuerdo, una vez más, para la aprobación de un nuevo Gobierno de tecnócratas propuesto por el primer ministro Haider al Abadi.

La agitación comenzó minutos después de una rueda de prensa del influyente jefe chiita Moqtada Sadr en la ciudad santa de Nayaf. El líder condenó el bloqueo político, pero no instó a sus partidarios a entrar en la Zona Verde.

"¡No os quedáis aquí! ¡Este es vuestro último día en la Zona Verde!", gritó un manifestante a los diputados.

Situada en el centro de Bagdad, la Zona Verde alberga, además del Parlamento, el palacio presidencial y las oficinas del primer ministro, así como numerosas embajadas, como la de Estados Unidos.

"Enviamos un mensaje al Parlamento porque hoy es su última oportunidad" para aceptar "el cambio gubernamental total", dijo Hasanain Ali, uno de los manifestantes.

El primer ministro Al Abadi quiere reemplazar al gabinete actual por un equipo de tecnócratas, que se encargaría de poner en marcha las reformas anticorrupción adoptadas en 2015.

Los poderosos bloques políticos se preocupan por la pérdida de privilegios de los que gozan gracias a los puestos de ministros que tienen.

En estas últimas semanas, el Parlamento se ha visto envuelto en situaciones caóticas en medio de los esfuerzos para reemplazar el gabinete. Los diputados buscaron destituir al presidente de la cámara, Salim al Juburi.

Los diputados aprobaron el martes algunos de los nombramientos de Abadi para el nuevo gabinete, pero a los miembros que se oponen a Juburi y querían interrumpir la sesión no se les permitió asistir a ella, lo que hace dudar sobre la legitimidad de la aprobación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP