Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Agentes de las fuerzas antiterroristas iraquíes participan en unos ejercicios de entrenamiento en su academia, situada en el complejo del aeropuerto de Bagdad, el pasado 23 de julio

(afp_tickers)

Al menos 26 personas murieron y un número indeterminado resultaron heridas en un ataque con cohete al campamento de viviendas de una organización de disidentes iraníes cerca de Bagdad, dijo este viernes Naciones Unidas.

"El secretario general condena el ataque de ayer (jueves) al campamento Hurriya, cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, que dejó al menos 26 residentes muertos y muchos más heridos", dijo en un comunicado el portavoz de Ban Ki-moon.

Según fuentes de los servicios de seguridad iraquíes, al menos 15 cohetes fueron disparados el jueves contra ese campo, aunque no está claro quien se encuentra detrás de este ataque.

El grupo de oposición iraní Mujaidines del Pueblo declaró a primera hora de este viernes que el ataque fue con 80 cohetes y dejó 23 muertos, pero ese saldo no pudo ser confirmado por fuentes independientes.

Se trata del peor ataque desde que se instaló ese campo tras el retiro de las tropas de combate estadounidenses de Irak en 2011.

El campo es una antigua base estadounidense que desde 2011 acoge a centenares de miembros de los Mujaidines del Pueblo de Irán (OMPI), un grupo opositor en el exilio desde el triunfo de la Revolución Islámica en 1979.

Ban urgió asimismo al gobierno iraquí a "investigar rápidamente" el hecho y a llevar a sus autores ante la justicia. "No puede haber impunidad después de tales ataques", estimó, y llamó a las autoridades iraquíes a asumir su "responsabilidad de garantizar la seguridad de los habitantes del campo".

Creado en 1965 con el objetivo de derrocar al shah y luego al régimen islámico, el movimiento de los Mujaidines del Pueblo fue reprimido y sus miembros obligados a abandonar Irán en la década de los 80. La mayoría se instaló en Irak, donde apoyó al régimen de Sadam Husein durante la guerra entre Irán e Irak.

AFP