Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una columna de humo aparece tras un bombardeo aéreo en Jobar, en las afueras de Damasco, el 18 de junio de 2017

(afp_tickers)

Al menos 30 civiles murieron este miércoles en bombardeos aéreos contra una localidad siria ocupada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la provincia de Deir Ezor, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El OSDH no estaba en condiciones de precisar la nacionalidad de los aviones que realizaron estos ataques, que tuvieron lugar dos días después de un mortífero bombardeo lanzado por la coalición internacional liderada por Washington contra una prisión bajo control del grupo EI, también en el este de Siria.

Los ataques de este miércoles tuvieron como objetivo la localidad de Deblan, ubicada 20 km al este de Mayadin, la ciudad bombardeada el lunes en la que se registraron al menos 60 muertos, la mayoría prisioneros, siempre según el OSDH. Ambas ciudades se encuentran en la provincia de Deir Ezor, controlada por los yihadistas.

Según las fuentes del OSDH en el lugar, el balance podría aumentar a causa del gran número de heridos graves y de cuerpos que se encuentran entre los escombros.

Por otra parte, la ONU estimó este miércoles que casi 100.000 civiles están "atrapados" en Raqa, principal bastión del grupo yihadista en Siria al que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) intentan recuperar.

Además según datos recogidos por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, "al menos 173 civiles –se trata ésta de una estimación prudente, y el número real podría ser mucho más elevado- han muerto a causa de los combates desde el 1 de junio", indicó el Alto Comisionado de los Derechos Humanos (Acnudh) en un comunicado.

"Con la intensificación de los bombardeos aéreos y los combates en las calles, el número de víctimas civiles aumenta y las vías de huida se cierran unas detrás de otras" advirtió el Acnudh.

Situada en el norte del país, a orillas del río Éufrates, Raqa contaba antes de la guerra con 300.000 habitantes, en su mayoría árabes sunitas. Era igualmente el hogar de miles de cristianos armenios y siriacos, así como de kurdos, el 20% de su población.

La batalla de Raqa es la más emblemática para las FDS, apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

La coalición internacional bombardea al grupo EI en Siria y en el vecino Irak. Este grupo extremista ha perdido terreno y es objeto actualmente de dos ofensivas diferentes para echarlos de sus principales feudos, Raqa en Siria y Mosul en Irak.

EEUU afirma que su prioridad en Siria es la guerra contra el grupo EI, incluso cuando ha levantado el tono contra el régimen de Bashar al Asad, al que acusa de preparar un eventual ataque químico y al que amenaza con tomar represalias.

Por otra parte, el Ejército turco bombardeó objetivos de las milicias kurdas sirias en respuesta a un ataque contra el Ejército Libre Sirio (ELS) en el norte de Siria, anunció un comunicado de las Fuerzas Armadas.

Las Unidades de Protección Popular (YPG) atacaron en la noche del martes a miembros del ELS cerca de la ciudad de Azaz, al norte de Siria, por lo cual el Ejército "respondió", neutralizando "los blancos identificados", indicó el comunicado turco.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP