Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados armenios caminan entre zanjas en la frontera con Azerbaiyán, el 26 de octubre de 2012.

(afp_tickers)

Al menos 30 personas han muertos en enfrentamientos en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán desde la noche del viernes, que han llevado a Rusia y los países occidentales a pedir un cese el fuego en la región, un área que ambos países caucásicos se disputan desde los años 1990.

"De nuestro lado, hay 18 soldados muertos y 35 heridos", declaró este sábado el presidente armenio Serge Sarkissian en una entrevista televisiva, sin precisar si los combatientes pertenecen al ejército regular o a la milicia de Nagorno Karabaj, que Ereván apoya.

Por su parte, el ministerio azerbaiyano de Defensa informó que entre sus filas murieron 12 soldados y que "un helicóptero fue abatido por las fuerzas armenias".

Las autoridades de Bakú también señalaron que en los enfrentamientos también fue destruido un tanque azerbaiyano, a causa de una mina.

"Se trata de los combates más graves desde la puesta en marcha del cese el fuego en 1994", señaló Sarkissian.

Ereván también señaló que un niño de 12 años murió por los tiros de artillería y que dos civiles fueron heridos en una localidad de la frontera. En total, el gobierno armenio contabilizó siete civiles heridos en esta región separatista, sostenida por Ereván.

Los armenios de Nagorno Karabaj se apoderaron de la región tras una guerra entre 1988 y 1994 que se cobró 30.000 vidas. Crearon una república independiente que no ha sido reconocida internacionalmente. Desde 1994 está vigente un alto el fuego, pero nunca se llegó a firmar un acuerdo de paz definitivo.

- Piden un alto el fuego -

Los combates fueron particularmente intensos en la madrugada del sábado, lo que llevó a Rusia a pedir un alto el fuego inmediato entre esas dos exrepúblicas soviéticas.

En Moscú, el presidente Vladimir Putin pidió "un alto el fuego inmediato y hacer prueba de moderación para evitar que haya nuevas víctimas", según el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Los ministros rusos de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, y de Defensa, Serguei Shoigu, llamaron a sus respectivos homólogos en los dos países para tratar de reducir la escalada de violencia.

En Ereván, el primer ministro, Ovik Abrahamian, convocó una reunión urgente del gobierno frente a "estas hostilidades del enemigo de una escala sin precedentes" y se dijo dispuesto a "tomar las medidas necesarias para estabilizar la situación".

Nagorno Karabaj es una región situada en Azerbaiyán, poblada, en tiempos de la Unión Soviética, por una mayoría armenia.

Azerbaiyán, rico en petróleo, y cuyo solo presupuesto de defensa es a veces más importante que el presupuesto total de Armenia, amenaza regularmente con retomar por la fuerza la región separatista si las negociaciones no alcanzan un acuerdo.

Armenia, que cuenta con el apoyo de Rusia, responde que podría hacer frente a cualquier ofensiva.

A finales de la semana, cuando se encontraba en Washington para la cumbre internacional sobre la seguridad nuclear organizada por el presidente Barack Obama, el presidente azerbaiyano Ilham Aliev había exigido, delante del secretario de Estado estadounidense John Kerry, que Armenia retirara "inmediatamente" sus tropas del territorio de Nagorno Karabaj.

Recibido por Kerry en paralelo de la cumbre, Aliev dijo que agradecía al gobierno de Estados Unidos "sus esfuerzos para encontrar un medio que solucione el largo conflicto entre Armenia y Azerbaiyán".

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, también recibió a los dos jefes de Estado y hizo un llamado para dialogar y encontrar un acuerdo.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que mantiene históricamente relaciones gélidas con la vecina armenia, expresó su "solidaridad" a su homólogo azerbaiyanos, Ilham Aliev, informó el gobierno de Bakú.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, pidió "el cese inmediato de los combates y el respeto del cese el fuego".

En tanto, un grupo de mediadores internacionales, bajo el égida de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) expresaron en un comunicado "su profunda preocupación" por la eventual escalada en al zona.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP