Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un oficial afgano vigilando entre escombros de un edificio cerca de la Embajada de España, tras un ataque que dejó 2 policías españoles y cuatro afganos muertos y que acabó tras varias horas con la muerte de los asaltantes, el 12 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El ataque talibán perpetrado en Afganistán, en el barrio diplomático de la capital Kabul, es "un ataque contra España", declaró el sábado el gobierno español, precisando que además de los dos policías españoles, murieron dos miembros afganos del personal de la embajada.

"Nos encontramos frente a un ataque terrorista en el que murieron dos ciudadanos españoles y que perjudicó en gran medida nuestros intereses. Es por tanto un ataque contra España y contra su colaboración en la consolidación de la democracia en Afganistán", explicó el gobierno en un comunicado.

"En el ataque también han muerto dos empleados afganos de la embajada", según la misma fuente.

Los talibanes reivindicaron el ataque declarando que tenía como objetivo una casa de huéspedes para extranjeros. No hicieron mención a la embajada de España. El gobierno precisó que se produjo un intercambio de disparos durante más de una hora en el complejo de la embajada.

"Las fuerzas especiales afganas dieron muerte a todos los atacantes involucrados en el ataque terrorista de Kabul", tuiteó el portavoz del ministerio del Interior afgano, Sediq Sediqqi. "Cuatro policías afganos murieron" en él, había dicho el funcionario más temprano.

Este sábado el Gobierno español anunció la muerte de un segundo policía, Jorge García Tudela. "Se trata de la segunda víctima del atentado, junto al policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández", fallecido el viernes, informó en un comunicado el ministerio español del Interior. "El personal de la embajada de España, entre ellos los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que integran el destacamento de seguridad, han sido evacuados tras una intervención que se ha prolongado durante varias horas", agrega.

"La explosión del coche bomba se ha llevado por delante, ha reventado, la puerta del complejo donde está la cancillería y dos edificios que sirven de residencia a nuestros funcionarios", detalló el ministro español de Exteriores, José Manuel García Margallo.

"Creo que las medidas de seguridad que tienen nuestros militares y desde luego nuestra embajada son máximas", añadió, insistiendo en que el blanco no era la sede diplomática. "No era un ataque contra nosotros", había afirmado el viernes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes de un mitin en Orihuela (Alicante).

España llegó a tener 1.400 soldados desplegados en territorio afgano en 2003 y actualmente, según datos de la OTAN, cuenta con nueve militares en el país.

El ataque empezó con la explosión de un coche bomba en hora punta al anochecer, que provocó una espesa humareda, y siguió con tiroteos esporádicos. Horas después, hubo más explosiones y tiroteos en el barrio diplomático, donde las fuerzas de seguridad se enfrentaron a los insurgentes. Según Sediqqi, el último de los asaltantes murió a primeras horas del sábado.

El ataque del viernes coincidió con la visita a Pakistán del presidente afgano, Ashraf Ghani. El mandatario aseguró que retoma con optimismo unas negociaciones de paz con los talibanes, bloqueadas en parte por la desconfianza que existe entre Kabul e Islamabad, que ejerce una fuerte influencia sobre ellos.

Sin embargo, las profundas divisiones surgidas entre los talibanes dificultan el reinicio de estas negociaciones e incluso las ponen en entredicho.

"Los muyahidines progresan rápidamente en el ámbito militar, apoderándose de territorios y destruyendo centros del enemigo", tuiteó el portavoz de los talibanes Zabihulá Mujahid. "Creer que nos vamos a rendir y a participar en negociaciones es estúpido", dijo.

- Ofensivas múltiples-

El ataque de los insurgentes, que multiplican actualmente las ofensivas contra objetivos extranjeros y gubernamentales, tuvo lugar tras un asedio de los talibanes al aeropuerto de Kandahar que duró 27 horas y dejó al menos 50 muertos esta semana.

La operación contra el aeropuerto confirmó su capacidad de ataque a pesar de la llegada del rudo invierno.

En los últimos meses los talibanes cosecharon varios éxitos militares. A fines de septiembre tomaron el control durante algunos días de la capital provincial de Kunduz.

Fue su mayor victoria desde su expulsión del poder por una coalición internacional encabezada por Washington que invadió el país en 2001, poco después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Afganistán ha sufrido guerras casi sin interrupción desde 1979, cuando lo invadió la URSS.

AFP