Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos yemeníes observan los restos de un vehículo tras un atentado suicida contra el convoy del gobernador de Adén atribuido a Al Qaida, el 15 de julio de 2016

(afp_tickers)

La rama yemení de Al Qaida es "más fuerte que nunca", estimó este jueves el International Crisis Group (ICG), que criticó el primer bombardeo estadounidense ordenado por la administración Trump, quien "ignoró el contexto local" y comportó "elevadas pérdidas civiles".

En un informe titulado 'Al Qaida en Yemen: una base en expansión', el ICG, organización independiente que analiza los conflictos en todo el mundo, explica cómo Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) y su rival, el grupo Estado Islámico (EI), se han aprovechado del caos en que se halla sumido el país desde 2014.

Pese a haber registrado reveses, AQPA "prospera en un ambiente de hundimiento del Estado, de sectarismo (religioso) creciente, de cambios de alianzas, de vacíos de seguridad y de guerra económica en aumento", indica el estudio.

"Para revertir esta tendencia, hay que poner fin al conflicto original", mejorar la gobernanza en las zonas vulnerables y utilizar los medios militares "de manera juiciosa y en coordinación con las autoridades locales", afirma el ICG.

En este sentido, el grupo de reflexión, con sede en Bruselas, destaca que "estos esfuerzos se verán comprometidos si países, como Estados Unidos, interesados en combatir a AQPA y a la rama emergente del EI, llevan a cabo acciones militares que ignoran el contexto local y comportan pérdidas civiles elevadas".

El ICG cita la primera operación contra Al Qaida lanzada el fin de semana pasado en la provincia de Baida (centro) por la administración de Donald Trump.

Eso "no presagia nada bueno" en los esfuerzos para "hacer frente inteligente y eficazmente a AQPA", juzga el informe, que apunta que la operación mató a "numerosos civiles, incluyendo al menos 10 mujeres niños", así como a hombres de tribus locales, lo que le hace el juego a Al Qaida, que afirma "defender a los musulmanes contra Occidente".

Por su parte, el Pentágono aportó un balance de 14 muertos, "incluidas mujeres combatientes" de los rangos de Al Qaida y un soldado de élite estadounidense.

Al Qaida dio cuenta de casi 30 personas fallecidas, incluyendo mujeres y niños. Un responsable yemení dijo que 41 presuntos miembros de Al Qaida habían sido abatidos, incluidos algunos jefes y ocho mujeres y ocho niños.

- 'Bendición para AQPA' -

Las fuerzas gubernamentales de Yemen, apoyadas desde marzo de 2015 por una coalición árabe liderada por Arabia Saudí, combaten a los rebeldes chiitas hutíes y sus aliados, apoyados por Irán. Los rebeldes controlan amplios pedazos de territorio, incluyendo la capital, Saná.

Según el IGC, todas las partes, locales y extranjeras, han "contribuido al crecimiento" de AQPA y el grupo EI, "incluso si afirman ser enemigos" de los yihadistas.

El hecho de que la coalición se haya "centrado" en el objetivo de "derrotar" a los hutíes y sus aliados ha sido una "bendición para AQPA", que ha podido forjar "alianzas tácitas" con tribus sunitas en ciertas regiones e incluso se ha procurado armas de esta asociación, según el informe.

Y aunque Al Qaida, presente en Yemen desde hace más de dos décadas, haya registrado fracasos militares, como la pérdida del control de la ciudad portuaria de Mukalla (sureste) en abril de 2016, estos no dejan de ser "éxitos frágiles", según el informe, que pueden quedar en nada sin un buen gobierno local.

El ICG cuestiona además la política estadounidense de uso de drones: "Los éxitos tácticos obtenidos por la eliminación de actores y de ideólogos (de Al Qaida) no han frenado el crecimiento rápido de la organización".

Según el grupo de reflexión, "numerosos yemeníes piensan que (los bombardeos de drones) son contraproducentes y que alimentan un resentimiento contra los estadounidenses y el gobierno yemení cuando mueren civiles".

Washington considera a AQPA la rama más peligrosa de la red de Al Qaida.

AFP