Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Abdel Fatah al Sisi escucha a David Cameron durante la rueda de prensa conjunta que ofrecieron este jueves 5 de noviembre en Londres

(afp_tickers)

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, dijo este jueves que cooperará con otros países para garantizar la seguridad de los turistas, después de que el Gobierno de Londres ordenara la evacuación de 20.000 británicos de Sharm el Sheij.

La decisión de Gran Bretaña se produjo por sus sospechas de que el avión ruso que se estrelló en la península del Sinaí, procedente de Sharm el Sheij, fue objeto de un atentado, una conclusión que Rusia y Egipto consideraron "prematura". Los 224 ocupantes del aparato murieron en el siniestro.

Londres suspendió el miércoles por la noche los vuelos entre Sharm el Sheij y el Reino Unido y despachó a expertos en seguridad aérea para supervisar el regreso de sus ciudadanos, que el viernes empezarán a volar de vuelta a casa. "El Gobierno decidió, tras consultar a las compañías aéreas, que los vuelos de Sharm hacia el Reino Unido se reanuden mañana (viernes), informó este jueves por la noche una portavoz de Cameron.

"(Estoy) completamente dispuesto a cooperar con todos nuestros amigos para asegurarnos de que nuestro aeropuerto (de Sharm el Sheij) ofrece la seguridad necesaria para que la gente venga", dijo Al Sisi en una conferencia de prensa en Londres junto al primer ministro británico, David Cameron.

"Estamos comprometidos a trabajar juntos con Egipto para garantizar la seguridad de todos los pasajeros" que deben volver al Reino Unido, dijo Cameron.

"Mis expertos no pueden asegurarme que fue una bomba", pero "es más probable que lo fuera", dijo Cameron cuando se le preguntó si su Gobierno había actuado precipitadamente en este caso.

"Mi deber es actuar de modo correcto para garantizar la seguridad de los británicos. Creo que hemos hecho lo correcto", añadió Cameron.

Además, Cameron llamó al presidente ruso, Vladimir Putin, para explicarle sus sospechas sobre lo qué le ocurrió al avión ruso. Otros países y aerolíneas europeas, como la alemana Lufthansa, también empezaron a suspender vuelos, si bien hay muchos más turistas británicos en Sharm el Sheij que de cualquier otro país.

- La seguridad de los británicos antes que nada -

Unos 900.000 turistas británicos visitan Egipto cada año y Sharm el Sheij es uno de sus destinos favoritos en busca de sol y playa.

Cuatro días después de que el Airbus A321 de la compañía rusa Metrojet se estrellara poco después de despegar de Sharm el Sheij (este) con destino San Petersburgo, las causas de esta catástrofe en la que perdieron la vida todos los pasajeros y tripulación todavía se desconocen oficialmente.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) repitió el miércoles que había derribado el avión, sin entrar en detalles, y Washington, como Londres, se inclina por la explicación del atentado.

"No tenemos ninguna obligación de explicar cómo se estrelló", afirmó un miembro del EI que no se identificó en un mensaje audio publicado en la cuenta Twitter habitual de la organización.

La decisión de Londres de asumir y ordenar el regreso de sus turistas podría perjudicar seriamente a la industria turística de Egipto, en un momento en que el país necesita normalizar su economía tras años convulsos.

El ministro de Relaciones Exteriores egipcio Sameh Shukry, que se encuentra en Londres, pidió, en declaraciones a CNN, que no se tomen medidas que tengan "implicaciones que afectan a un gran número de egipcios que dependen mucho de la industria turística".

Sharm El Sheij es uno de los pocos lugares que sigue atrayendo a los turistas en Egipto, país afectado por la inseguridad desde la revuelta popular de 2011.

Esta ciudad moderna, situada en el extremo sur de la península del Sinaí, rodeada de montañas, combina tres colores: el azul del mar, el ocre de las montañas y el blanco de las casas y hoteles de lujo.

En 2013, los numerosos complejos turísticos, que se extienden a lo largo de 15 km, recibieron la visita de 2,5 millones de turistas, en particular de Europa occidental y de Rusia.

Los británicos en la localidad egipcia no tenían claro si podrían acabar sus vacaciones.

Uno de ellos, Jared Ashworth, escribió en Twitter: "Actualmente en nuestro segundo día en Sharm. Viendo las noticias y preguntándonos cuánto tiempo más tenemos y si volveremos a casa!".

Las aerolíneas británicas Monarch y Easyjet anunciaron que mañana enviarán aviones a Sharm el Sheij para traer de regreso a sus clientes.

AFP