Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajadores de Médicos Sin Fronteras (MSF) con ropas protectoras para tratar con pacientes de ébola en un centro de la oenegé en Kailahun, Sierra Leona, el 15 de agosto de 2014

(afp_tickers)

Un nuevo caso de ébola, el segundo en menos de diez días, desató este jueves la alarma en Sierra Leona, que teme un rebrote del virus.

La enferma es una tía de Marie Jalloh, una estudiante de 22 años que murió de ébola el 12 de enero en la ciudad de Magburaka (norte del país), indicaron a la AFP fuentes del Ministerio de Sanidad en Freetown, la capital del país.

Por el momento, la mujer, que dio positivo en dos tests, está en cuarentena en un centro de tratamiento especial de Freetown instalado dentro de un hospital militar, indicó el portavoz del ministerio, Sidi Yahya Tunis, sin dar la identidad de la enferma.

Este nuevo caso fue confirmado por el portavoz en Ginebra de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tarik Jasarevic, que explicó que la mujer había cuidado a Marie Jalloh cuando estaba enferma.

Otra fuente del Ministerio de Sanidad aseguró que la enferma "formaba parte de las mujeres que llevaron a cabo el lavado ritual del cadáver de Marie Jalloh antes de que fuera enterrada en una ceremonia funeraria en Magburaka la semana pasada".

Los cuerpos de víctimas del ébola son muy contagiosos y las autoridades sanitarias recomiendan enterrarlos con total seguridad, lo que ha llevado a algunas comunidades a renunciar a los ritos funerarios tradicionales, muy frecuentes en Sierra Leona, Guinea y Liberia, los tres países africanos más afectados por la epidemia.

Estos tres países registraron más del 99% de todos los casos de ébola (11.300 muertos y 28.000 infectados) registrados desde que en diciembre de 2013 empezó la epidemia en sur de Guinea. Sin embargo, según la OMS, esta cifra es inferior a la realidad.

Según las autoridades de Sierra Leona, Marie Jalloh, que tenía su residencia habitual en Lunsar (norte), enfermó a principios de año durante unas vacaciones y el 7 de enero fue trasladada a Magburaka.

Al menos 109 personas que tuvieron contactos con la primera víctima estaban en cuarentena en Sierra Leone el miércoles, indicaron las autoridades, todas ellas en el norte del país excepto el padre de Marie Jalloh, que está aislado en Freetown.

"Estamos vigilando a otras personas en cuarentena para ver si hay signos o síntomas de enfermedad durante el periodo de incubación del virus", un máximo de 21 días, indicó el portavoz del ministerio.

Las autoridades lanzaron el martes una campaña de vacunación en varias localidades del norte del país, explicó el responsable de servicios médicos del gobierno, Brima Kargbo, y explicó que la operación durará "hasta que todos los contactos hayan sido vacunados".

La vacuna utilizada es la VSV-EBOV, que ya se utilizó en Guinea y en una ciudad del norte de Sierra Leona. Según los especialistas es la primera vacuna eficaz aunque todavía no ha sido homologada oficialmente.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP