Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cerca de 1.000 migrantes escoltados por los policías eslovenos desde la frontera con Croacia entrandno en Eslovenia, concretamente en Rigonce, el 22 de octubre de 2015

(afp_tickers)

La policía alemana desbarató este jueves un plan para quemar albergues para refugiados, signo de una creciente hostilidad hacia los numerosos migrantes que siguen llegando a Europa por Eslovenia y los Balcanes.

Las autoridades del estado de Bamberg, en el sur de Alemania, arrestaron a 13 miembros de un movimiento de extrema derecha sospechosos de planear un incendio contra dos hogares que albergan a demandantes de asilo, informó la justicia alemana.

En los últimos días el gobierno alemán había advertido sobre el creciente riesgo de que se produjeran actos de violencia contra los migrantes que siguen llegando al país, ante una creciente hostilidad de la opinión pública.

La policía ha reportado un aumento de los delitos contra los albergues de los refugiados, que van desde "daños materiales" a la distribución de "propaganda criminal", signo de un descontento frente a la política de la canciller Angela Merkel de acoger a los migrantes.

El sábado, una candidata a la alcaldía de Colonia, en el oeste de Alemania, que era la encargada del alojamiento de los migrantes fue herida por un hombre de extrema derecha. El domingo resultó electa.

El comisario europeo de Migración, el griego Dimitris Avramopoulos, llegó este jueves a Eslovenia para evaluar las necesidades de este pequeño país de los Balcanes, que recibe miles de migrantes cada día.

El funcionario europeo prometió a Eslovenia que tendrán asistencia "técnica y financiera" para afrontar el flujo de migrantes.

Después de que Hungría instalara vallas para frenar la llegada de refugiados, Eslovenia se convirtió, junto a Serbia y Croacia, en uno de los principales países de paso de los refugiados que quieren llegar al norte de Europa.

La policía eslovena anunció este jueves que 12.676 migrantes entraron al país en las últimas 24 horas, un récord que supera incluso las cifras registradas en Hungría durante el mes de septiembre.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reconoció "los enormes problemas (...) casi existenciales" que afronta un Estado de sólo dos millones de habitantes, puerta de entrada al espacio Schengen.

Desde el pasado sábado, cuando Hungría decidió cerrar su frontera con Croacia, unos 34.000 migrantes han entrado a Eslovenia, de los cuales 10.000 se hallaban este jueves en centros de acogida, a la espera de poder cruzar la frontera con Austria, al norte.

Eslovenia afirma que necesita 140 millones de euros en los próximos seis meses para gestionar el flujo de personas, mientras que Grecia afirma que necesita 330 millones para hacer frente a la logística en 2016.

La visita del comisario europeo a Eslovenia se produjo el mismo día en que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos denunciara la detención "sistemática" y "en condiciones degradantes" de migrantes y refugiados, en particular niños, en República Checa.

- Situación de emergencia -

Europa lleva semanas intentando hallar una respuesta común para frenar la mayor crisis de refugiados desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Los jefes de Estado o de gobierno de Austria, Bulgaria, Croacia, Alemania, Grecia, Hungría, Rumanía y Eslovenia se reunirán el domingo con sus homólogos, no integrantes de la Unión Europea, de Macedonia y Serbia, para abordar la "situación de emergencia" en los Balcanes, anunció Juncker el miércoles.

Más de 600.000 migrantes, muchos de los cuales huyen de la violencia en Siria, Irak y Afganistán, emprendieron un viaje lleno de obstáculos hacia Europa en lo que va del año, según la ONU.

El objetivo de la mayoría de las personas que pasan por los Balcanes es llegar a Alemania, la mayor economía de la UE, que prevé acoger a un millón de demandantes de asilo este año.

Suecia anunció, por su parte, este jueves que prevé que 190.000 personas soliciten asilo este año, una cifra que supera la capacidad de acogida del país, que no tiene alojamiento para 45.000 de los recién llegados.

El país escandinavo, de 9,8 millones de habitantes, es uno de los destinos preferidos de los refugiados por su generosa política de asilo y su Estado de bienestar.

- Frío y niebla -

Tras haber votado una extensión de las prerrogativas del ejército para permitir que los soldados ayuden a la policía en la frontera con Croacia, el gobierno esloveno quiere cambiar una ley para poder movilizar a los policías jubilados.

"La policía y la protección civil están al límite de sus capacidades", declaró el portavoz del gobierno, Bojan Sefic.

En Croacia, entre 2.000 y 3.000 migrantes aguardaban poder cruzar la frontera con Eslovenia.

Cientos de ellos esperaban en el frío y la niebla en el paso fronterizo de Berkasovo, donde el tráfico era lento este jueves, según vio un fotógrafo de la AFP.

La multitud coreaba "¡Abran! ¡Abran!" a la policía croata, que sólo dejaba pasar un puñado de personas cada 15 minutos.

En otra puerta de entrada de la UE, en Grecia, donde miles de migrantes arriban cada día a bordo de embarcaciones precarias desde las costas turcas, el número de llegadas volvió a aumentar en los últimos días.

Turquía también vaticinó una nueva afluencia de refugiados en su frontera con Siria, a raíz de la ofensiva que lleva a cabo el régimen en el norte del país, con la ayuda de la aviación rusa.

AFP