Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía y Energía alemán, Sigmar Gabriel (izq), habla con el ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, el 7 de enero de 2016

(afp_tickers)

Alemania quiere dejar atrás las "fases difíciles" de su relación con Cuba durante la Guerra Fría, y cooperar política y económicamente con la isla pese a las diferencias que tienen en ambos terrenos, dijo este jueves en La Habana el vicecanciller y ministro de Economía germano, Sigmar Gabriel.

"Seamos sinceros: hubo fases difíciles en la cooperación tanto a nivel económico como político, y es buen momento de cambiar esa idea", afirmó el funcionario al inaugurar un foro de 60 empresarios alemanes y funcionarios cubanos.

Después de la reunificación alemana, en 1991, los dos países apenas han tenido relaciones cordiales sin un nexo económico importante. Durante la Guerra Fría, Cuba fue aliada de la República Democrática Alemana y del resto del bloque socialista europeo que estuvo bajo la égida de la desparecida Unión Soviética.

Gabriel y Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extrajera de Cuba, se comprometieron mediante un memorando a abrir próximamente una oficina comercial en La Habana, que serviría de puente para la llegada de inversiones alemanas a la isla.

"Lo más importante es que a lo largo de este año podamos establecer la oficina aquí en La Habana", comentó el vicecanciller alemán.

Gabriel, quien realiza una visita oficial de dos días a Cuba, dijo que su país quiere "mejorar y poner las relaciones políticas y económicas en un cimiento, en una base novedosa".

Por su parte, Malmierca consideró que existe "un gran potencial" para desarrollar las relaciones en momentos en que la situación económica interna es "positiva" y la isla ha cumplido "de manera estricta" sus obligaciones financieras con el país europeo.

El ministro Gabriel aprovechó la cita para alentar las inversiones de las grandes y pequeñas empresas de su país, a las que calificó de "espina dorsal" de la economía alemana. En el encuentro también estuvieron representantes de los gigantes Volkswagen, Siemens y Boch.

"Estamos en el inicio de un proceso muy dinámico de las relaciones bilaterales (...) en el plano económico y seguramente forma parte de ese proceso de renovación, que modernicemos también nuestras relaciones a escala política", sostuvo Gabriel.

Durante el encuentro, Cuba expuso una carpeta de 246 proyectos de inversiones por un total de 9.000 millones de dólares.

Alemania es el cuarto socio comercial europeo de Cuba, detrás de España, Holanda e Italia, con 378 millones de dólares en 2014. También es el segundo país con mayor número de turistas en la isla, después de Canadá, con 154.718 veraneantes de enero a noviembre de 2015.

En julio pasado, Frank Walter Steinmeier, el primer ministro de Relaciones Exteriores alemán no comunista que visitó Cuba, inauguró lo que él mismo llamó "una nueva era" en las relaciones.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP