Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Civiles y socorristas sirios se reúnen en un blanco de bombardeos en el barrio Al-Shaar de Alepo el 27 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

La situación que vive la ciudad siria de Alepo, bombardeada desde hace una semana por el gobierno de Bashar al-Asad y su aliado ruso, es la peor "catástrofe humanitaria jamás vista en Siria" en los cinco años de guerra, dijo el jueves el jefe de operaciones humanitarias de la ONU, Stephen O'Brien.

El este de la ciudad ha caído en "el despiadado abismo de una catástrofe humanitaria como jamás se ha visto en Siria", dijo O'Brien ante el Consejo de Seguridad de la ONU, y agregó que el sistema de salud en la parte sitiada de Alepo "está a punto de colapsar por completo".

Más de 100.000 niños atrapados en las zonas bombardeadas sin descanso, incluido un centenar que murió en los ataques, "están entre los más vulnerables, los primeros en sufrir y los que sufren más", añadió el funcionario.

Debido al cerco impuesto a la parte rebelde de Alepo, en el este de la ciudad, "la comida sigue siendo difícil de conseguir", con raciones disponibles para alimentar a apenas 40.000 personas durante un mes, indicó O'Brien.

Citó "casos de muertos por desnutrición, enfermedades o envenenamiento" de civiles que consumen alimentos descompuestos.

El agua también comienza a escasear y esperamos un "aumento dramático e inminente" de las enfermedades, detalló.

"Un día, no habrá un lugar donde esconderse para los individuos y las instituciones que, de forma cínica y sin piedad, cometen estos crímenes de guerra", afirmó el funcionario de la ONU.

La ONU está lista para socorrer a los civiles de los barrios rebeldes de Alepo que son banco de los bombardeos y donde no ha llegado prácticamente ninguna ayuda desde julio, pero para ello se debe restablecer el cese al fuego o al menos instaurar de emergencia "corredores humanitarios (treguas) de 48 horas a la semana", indicó.

"Siria sangra. Sus habitantes mueren. Todos escuchamos su grito de pedido de ayuda", agregó.

Antes del inicio de la reunión del Consejo de Seguridad, la embajadora de Estados Unidos, Samantha Power, describió la ofensiva de la semana pasada en Alepo como "la más brutal que se ha visto en una guerra increíblemente violenta de más de cinco años", con más de 1.000 muertos durante los 1.700 bombardeos aéreos en el este rebelde de Alepo.

La diplomática acusó a Rusia y al presidente sirio de "desatar una barbarie" contra civiles. "Estamos en un punto de inflexión", afirmó.

O'Brien apeló por una acción del Consejo luego de que los esfuerzos diplomáticos fracasaran al marco de la Asamblea General de la ONU la semana pasada, desatando la ofensiva militar en Alepo.

El embajador de Francia, François Delattre, dijo a periodistas que su país "comenzó a discutir su proyecto de resolución" para "imponer un cese al fuego en Alepo", pero estimó que "es pronto" para decir si Rusia, con poder de veto en el Consejo, estará dispuesto a aceptarlo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP