Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces comisario europeo de Economía Digital y Sociedad, Günther Oettinger, lee uno papeles en la Comisión Europea en Bruselas, el 13 de enero de 2016

(afp_tickers)

Algunos países miembros de la Unión Europea tendrán que pagar más para el presupuesto europeo tras la salida del Reino Unido, afirmó el comisario europeo de Presupuesto y Recursos Humanos este martes en la prensa alemana.

"No creo que los contribuyentes netos estén dispuestos a asumir la totalidad de la contribución británica", declaró Günther Oettinger, el comisario europeo de Presupuesto y Recursos Humanos, en una entrevista al diario económico Handelsblatt.

No obstante, "Polonia y otros beneficiarios netos tampoco aceptarán que las ayudas para las regiones estructuralmente frágiles sean reducidas en 9.000 millones de euros por año. Hay que buscar un equilibrio", dijo.

El Reino Unido es uno de los principales contribuyentes netos al presupuesto europeo, junto con Alemania y Francia, lo que significa que la contribución de estos países es superior a lo que reciben de la UE.

Según un reciente estudio del Instituto Jacques Delors, el Brexit supondrá una "conmoción" para el presupuesto de la UE, generando un déficit de unos 10.000 millones de euros por año, y augurando una "difícil negociación" entre los 27 para decidir cómo afrontar la nueva situación.

Estos países deberán "aumentar las contribuciones nacionales, reducir los gastos, o combinar ambas opciones" opina este 'think tank' europeo.

El comisario alemán trabaja actualmente en el proyecto de presupuesto para el próximo período presupuestario de siete años, que está previsto que se inicie en 2021.

Sin embargo, "las contribuciones británicas al presupuesto de la UE no cesarán abruptamente con la salida" del Reino Unido, afirmó.

"Los británicos van a tener que participar en la financiación de todos los proyectos de la UE decididos con ellos", añadió, y consideró "lógico comenzar un nuevo período financiero sin la participación británica en 2026".

AFP