Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un empleado de la aerolínea italiana Alitalia participa en una protesta contra la posible reestructuración de la compañía, el 20 de marzo de 2017 en el aeropuerto de Fiumicino, en Roma

(afp_tickers)

La compañía italiana de aviación Alitalia, a borde de la quiebra, será vendida "al mejor postor", anunció este miércoles el ministro de Transporte italiano, Graziano Delrio.

Después del rechazo en un referéndum por parte de los empleados del nuevo plan de reestructuración, que incluía el recorte de salarios y la eliminación de unos 1.700 empleos sobre 12.500, Alitalia corre el riesgo de desaparecer.

La dirección de Alitalia pidió al Estado italiano que designe una suerte de comisario extraordinario encargado de encontrar compradores o de organizar la liquidación de la empresa.

"Lo que va ocurrir probablemente será que se designe a unos administradores extraordinarios que en unos seis meses decidirán la venta parcial o total de los activos de Alitalia, o la liquidación", resumió el ministro de Desarrollo Económico, Carlo Calenda.

"La compañía se venderá al mejor postor (...) Pese a que Alitalia salió debilitada por el referéndum y los interesados no van a hacer regalos", comentó por su parte el ministro de Transporte, en una entrevista brindada al diario La Stampa.

El jefe de Gobierno, Paolo Gentiloni, reiteró este miércoles que la compañía no reúne las condiciones para ser "nacionalizada".

El ministro Calenda recalcó que la empresa hasta ahora ha costado 7.400 millones de euros a los contribuyentes italianos.

Interrogado por la AFP sobre una posible venta de la compañía, al menos parcial, a la aerolínea alemana Lufthansa, Delrio subrayó que el Gobierno no se opone, mientras que su colega Calenda reiteró que "sería interesante explorar" esa posibilidad.

La empresa alemana, contactada por la AFP, se negó a comentar "cualquier especulación" sobre el caso.

La única intervención pública por ahora anunciada es la de otorgar un préstamo puente de 300 a 400 millones por parte del Estado italiano, si Bruselas da la autorización.

Con este fondo la compañía podría seguir volando durante los próximos seis meses, explicó Calenda.

Según medios de prensa italianos, la quiebra de Alitalia pondría en peligro unos 20.000 puestos de trabajo, que corresponden a 12.500 empleados de la compañía aérea y 8.000 subcontratados.

Alitalia sufre por la competencia de las aerolíneas de bajo costo y acumula graves pérdidas desde hace años.

"La opinión pública italiana es contraria a una intervención del Estado", aseguró en rueda de prensa Antonio Piras, portavoz del sindicato CISL (católico).

Según el sindicalista, muchos empleados de Alitalia se "arrepintieron" del voto dado en el referéndum, y acusó a los directivos de la empresa de ser "incompetentes".

También el ministro Calenda ha sido muy duro con los máximos ejecutivos de la compañía: "La dirección de Alitalia no sólo se equivocó sino que pecó también de arrogancia," aseguró en una entrevista a la Radio 24H.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP