Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen de personas desplazadas tomada el lunes 11 de julio en las instalaciones de la ONU en la zona de Tomping, en Juba, divulgada por la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS, por sus siglas en inglés)

(afp_tickers)

Un alto el fuego se mantenía este martes en Juba, capital de Sudán del Sur, después de cuatro días de enfrentamientos entre fuerzas regulares y ex rebeldes, que obligaron a desplazarse a 36.000 personas.

"Estamos en tensión porque puede suceder cualquier cosa", señaló a la AFP un habitante de Juba, que prefirió guardar anonimato.

Del viernes al lunes, Juba fue escenario de enfrentamientos sangrientos entre las fuerzas leales al presidente Salva Kiir, y los ex rebeldes del vicepresidente Riek Machar.

Los dos hombres terminaron anunciando la noche del lunes un alto el fuego reclamado desde hace varios días por la comunidad internacional.

De los cuatro días de violencia no hay balance disponible, aunque la mayor parte de actores del conflicto coinciden en que "cientos" de personas murieron en ese acceso de violencia, que coincide con el quinto aniversario de la independencia del país.

El estallido de violencia comenzó tras un altercado sangriento la noche del jueves entre hombres de ambos bandos, en uno de los numerosos retenes de la capital, y en circunstancias que siguen sin estar claras.

Los nuevos enfrentamientos ponen en peligro un acuerdo de paz firmado el 26 de agosto de 2015, y hacen temer una reanudación de los combates a gran escala en todo el país, desgarrado desde fines de 2013 por una guerra civil.

El conflicto se ha visto marcado por masacres interétnicas, y en él han muerto decenas de miles de personas. Cerca de tres millones han tenido además que abandonar sus hogares.

A causa de los últimos combates, 36.000 personas se han visto desplazadas, explicó una portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitariso de la ONU (OCHA), Vanessa Huguenin.

Según dijo, el número de desplazados podría evolucionar, debido a la volatilidad de la situación. Esas personas, en su mayoría mujeres y niños, huyeron de los enfrentamientos y se han refugiado en los albergues para civiles de la Misión de la ONU en Sudán del Sur y en otros lugares del capital, como iglesias y escuelas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP