Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cosechadores recolectan en un campo de soja de Mato Grosso,Brasil, el 27 de marzo de 2012

(afp_tickers)

América Latina debe duplicar su producción de alimentos en los próximos 30 años para responder a las demandas de una población creciente y a los desafíos del cambio climático, afirmó este viernes, en San José, el director del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Víctor Villalobos.

"El reto más importante del continente en materia agrícola es el aumento de la productividad, porque de lo contrario tendremos problemas serios" para alimentar a una "población en constante crecimiento", manifestó Villalobos en conferencia de prensa junto al subsecretario de Alimentación y Competitividad de México, Ricardo Aguilar, enlazado por videoconferencia.

Dicha temática será el centro de la XVIII reunión ordinaria de la Junta Interamericana de Agricultura, que integran los ministros del ramo de 34 países del hemisferio, y que tendrá lugar en la Riviera Maya, en Cancún, México, del 19 al 23 de octubre.

El reto de aumentar la producción -expresó Villalobos- se debe afrontar en condiciones cada vez más difíciles debido a los impactos del cambio climático.

"La agricultura se ha convertido en una actividad impredecible porque depende de la lluvia, y el cambio climático ha provocado una alteración de los regímenes pluviales", apuntó el experto.

"Además, hemos registrado cambios en las temperaturas extremas", una situación que afecta particularmente el llamado corredor seco (en el litoral Pacífico) de Centroamérica, donde agresivas plagas como la roya del café han causado estragos en la región.

La buena noticia, según dijo Villalobos, es que existe la tecnología para reconvertir la producción agrícola en términos de hacerla más eficiente en medio de condiciones climáticas mucho más adversas.

Los países latinoamericanos tienen que empezar a tomar decisiones importantes, como sustituir algunos cultivos, ensayar nuevas variedades más resistentes a las plagas, o modificar las prácticas ganaderas, advirtió.

"Existe un paquete de nuevas y viejas tecnologías que permiten afrontar los desafíos, como la siembra directa (sin arado de la tierra) y el riego por goteo", indicó el director del IICA.

En particular, destacó que los gobiernos y los productores de la región deben tomar conciencia de reducir la cantidad de agua utilizada en agricultura, que representa en la actualidad un 70% de la disponible.

Además, el aumento de productividad tiene que lograrse en las mismas áreas agrícolas actualmente disponibles porque "estamos en contra de la pérdida de bosques en aras de la producción agrícola", señaló Villalobos.

Por su parte, Aguilar señaló que estos y otros temas polémicos como el desarrollo de organismos genéticamente modificados, forman parte de la agenda que sostendrán los ministros de agricultura del continente.

El funcionario también destacó la importancia de que las políticas agrícolas sean adoptadas regionalmente para que logren su máximo nivel de efectividad.

AFP