Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos operarios trabajan en una cadena de montaje de la fábrica de automóviles Nissan en Resende, a unos 160 km de Río de Janeiro, el 3 de febrero de 2015

(afp_tickers)

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señaló el lunes al presentar en Uruguay su Informe sobre Desarrollo Humano 2015 que América Latina y el Caribe deben adoptar "un enfoque más centrado en el trabajo" y con amplitud para reducir las desigualdades.

El informe anual, titulado "Trabajo al servicio del desarrollo humano" y presentado a escala mundial en Etiopía y a nivel regional en Uruguay, expresa que únicamente si es aplicado un concepto "más amplio de trabajo" podrán aprovecharse "plenamente" los beneficios para avanzar, al tiempo que subrayó diferencias existentes en el ámbito laboral a nivel de género o debido a la exclusión de raza o sexual.

El PNUD aboga por promover sustentabilidad y trabajo equitativo y decente para todas las personas, y reclama a los gobiernos que se consideren los diferentes tipos de trabajo, remunerados o no, voluntarios o creativos, como motor de desarrollo humano.

El informe propone un triple plan de acción para maximizar beneficios y reducir los riesgos de aumento de brechas.

El primer punto es un "nuevo contrato social" entre gobiernos, sectores sociales y el ámbito privado para que se considere a todos por igual, incluidos los trabajadores del ámbito informal.

El segundo es un "pacto mundial" entre gobiernos para garantizar derechos y beneficios de los trabajadores y el tercero un "programa de Trabajo Decente" que abarque a todos y que así promueva la igualdad, la libertad sindical y la seguridad a nivel laboral, entre otros.

"El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) eligió (en la región) a Uruguay para presentar el informe porque lleva mucho tiempo" implementando acciones y políticas para mejorar ese indicador, destacó al presentar el informe en Montevideo la Representante Residente del PNUD en Uruguay, Denise Cook.

Con valor índice de 0,73 Uruguay fue ubicado en el lugar 52 de un ránking de 188 países que componen la escala de mayor a menor desarrollo humano en el mundo, lo cual lo sitúa en el tercer lugar en América Latina después de Chile y Argentina, destacó Cook.

Entre las regiones en desarrollo, Europa y Asia Central y América Latina y el Caribe son las de valor más alto del Índice de Desarrollo Humano, con un 0,748 en ambos casos.

AFP