Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un edificio destruido por un ataque aéreo en la localidad yemení de Arhab, a 40 kilómetros al norte de Saná, el 16 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Amnistía Internacional (AI) acusó el jueves a Washington y Londres de alimentar la crisis humanitaria en Yemen con sus entregas de armas a Arabia Saudita, que lidera una coalición militar árabe en ese país.

En un comunicado la organización precisa que Estados Unidos y Gran Bretaña entregaron armas por más de 5.000 millones de dólares a Arabia Saudita desde que este país comenzó hace dos años a intervenir militarmente en Yemen al frente de una coalición árabe.

Este monto es 10 veces superior a la ayuda que Washington y Londres dieron a Yemen en dos años, según la organización.

Arabia Saudita, al frente de una coalición, apoya militarmente a las fuerzas progubernamentales que combaten a los rebeldes chiitas hutíes que conquistaron importantes regiones del país en 2014, incluida la capital Saná.

"El conflicto obligó a 3 millones de personas a dejar sus hogares, destrozó la vida de miles de civiles y dejó al país frente a una catástrofe humanitaria", lamentó Lynn Maalouf, responsable regional de Amnistía.

"Las armas entregadas por los Estados, como Estados Unidos y Gran Bretaña, fueron utilizadas para cometer graves abusos, precipitando una catástrofe humanitaria", agregó.

Estos países "continuaron autorizando las entregas de armas ofreciendo al mismo tiempo ayuda para atenuar la grave crisis que contribuyeron en provocar".

Amnistía pide nuevamente un embargo a las armas y una investigación internacional "creíble sobre las flagrantes violaciones cometidas por todas las partes del conflicto".

La guerra en Yemen dejó desde la intervención de la coalición unos 7.000 muertos, en su mayoría civiles, y más de 42.500 heridos, según la ONU.

AFP